El Bayern Múnich es un equipo que siempre actúa en base a un plan, más allá de que después se puede analizar sus decisiones, lo cierto es que realizan ciertas cosas porque tienen una razón. En un momento se creía que el conjunto alemán se iba a desmantelar luego de que Hansi Flick abandonara la dirección técnica, pero en Múnich no se desesperaron y rápidamente encontraron en Julian Nagelsmann un reemplazante fantástico. Lo mismo sucedió cuando Thiago Alcántara y David Alaba se fueron con el pase en su poder, el Bayern ya sabía que en Jamal Musiala y en Dayot Upamecano iban a encontrar el recambio perfecto, y así fue.

La renovación de Coman

En este caso, la renovación de Kingsley Coman puede resultar ser un tanto agresiva, pero es uno de los jugadores más importantes dentro del esquema de Julian Nagelsmann. Que le hayan firmado un contrato por casi 20 millones de euros anuales, y hasta 2027, suena bastante sorpresivo porque Coman no es un jugador que venda entradas o que tenga un renombre dentro de Europa. Por supuesto que es un gran futbolista, pero está lejos de ser una estrella del fútbol Europeo.

Sin embargo, la presión de Nagelsmann para que se cierre su extensión de contrato fue clave para que Coman se convierta en el tercer mejor pago de la plantilla, solo superado por Robert Lewandowski y Manuel Neuer. Y lo que terminó de mover la balanza no es solo que en 2023 el Bayern podría haber perdido los 55 millones de euros que vale el pase del futbolista, sino que también es difícil encontrar a un jugador con sus características. El francés es un extremo que constantemente aparece como una amenaza porque cuenta con una gran habilidad individual.

La utilidad de Coman para Nagelsmann

El joven entrenador Bávaro consiguió que entre Coman y Alphonso Davies se genere una gran química. Ambos se han convertido en una de las armas más peligrosas de toda Europa porque a ese juego por la banda izquierda, se le suma la gran presencia de Robert Lewandowski en el área. Por lo tanto, esto genera que el ataque del Bayern sea una constante incógnita, llenando de incertidumbre a la defensa rival. Entonces, el gran contrato que le firmaron a Coman se explica por lo útil que le resulta al equipo.

Y es que al final, un futbolista resulta barato o caro en base a la utilidad que le da al equipo. Por ejemplo, parece más que claro que el fichaje de Jack Grealish por parte del City no está rindiendo mucho ya que pagaron 117 millones de euros por un jugador que no cambia la ecuación, el trabajo que hace el inglés lo podría hacer cualquier otro futbolista. En cambio, los 45 millones de euros que pagó el Real Madrid por Vinicius Junior están más que justificados porque actualmente es uno de los mejores delanteros del mundo.

Con Kingsley Coman sucede lo mismo, si bien sus estadísticas no son demasiado llamativas, lo que hace dentro del campo de juego es totalmente intangible. En esta temporada disputó 17 partidos, convirtiendo 5 goles y 2 asistencias, pero siendo de los mejores jugadores del equipo en cada partido. El Bayern se encuentra liderando la Bundesliga con solvencia, y en la Champions League cerró una fase de grupos con puntajes ideal; gran parte de este presente es gracias a Coman, y en el club se lo reconocieron con esta gran renovación.