Miércoles de fútbol en el viejo continente. Un miércoles con escasa cantidad de partidos pero con extrema calidad. Es que, por un lado, Real Madrid y Barcelona se encontraron frente a frente por las semifinales de la Supercopa de España. Por el otro, Tottenham Hotspur y Chelsea hicieron lo propio por la EFL Cup de Inglaterra. Y, al mismo tiempo, otro plato fuerte.

Sucede que, con el mítico estadio Giuseppe Meazza de la hermosa ciudad de Milán como escenario, Inter y Juventus, precisamente los integrantes del mítico Derbi de Italia, chocaron bajo la órbita de la gran final de la Supercopa de dicho país europeo. Sí, sin ningún tipo de dudas, uno de esos enfrentamientos que paralizan al mundo entero.

Por un lado, los dirigidos por Simone Inzaghi llegaron a este juego liderando la tabla de posiciones de la Serie A de Italia y habiéndose clasificado para los octavos de final de la UEFA Champions League. Por el otro, los de Massimiliano Allegri lo hicieron en medio de un mar de irregularidades pero con la misión de ser campeones para enderezar el rumbo.

En medio de ese panorama, los populares conjuntos italianos salieron al campo de juego con el objetivo de sumar un nuevo título. Un título que vale doble debido a que, paralelamente, se festeja en la cara del rival de toda la vida. Y es que Juventus e Inter conforman un historial absolutamente fabuloso y con antecedentes muy jugosos.

 

Así quedó el historial

Y fue para Inter. Fue para Inter después de que Juventus empezara ganando, aunque, posteriormente, los anfitriones reaccionaron y encontraron la paridad gracias a un tiro penal de Lautaro Martínez. Más tarde, en la agonía del espectáculo, ya en tiempo suplementario, Alexis Sánchez se vistió de héroe para poner el 2-1 definitivo y cosechar un nuevo título.

Así las cosas, Inter y Juventus edificaron el enfrentamiento 243 de carácter oficial en toda la historia, siendo el primer antecedente el que se disputó en 1909, hace ya más de un siglo. Un historial que mantiene a la Vecchia Signora dominando con holgura a pesar de la amargura generada por la pérdida de la Supercopa de Italia de este miércoles.

En definitiva, de esos 243 partidos, Juventus ganó 110 y marcó 346 tantos, mientras que Inter se impuso en 73 oportunidades y se despachó con 299 anotaciones. A su vez, 60 de esos cotejos terminaron en empate. Una diferencia de nada más ni nada menoso que 37 encuentros en favor de los actualmente conducidos por Massimiliano Allegri.