Este miércoles, con el King Fahd Stadium de Riad, Arabia Saudita como escenario, Real Madrid y Barcelona se encontraron frente a frente en una nueva edición del gran clásico de España. Lo hicieron bajo la órbita de las semifinales de la Supercopa del mencionado país europeo, a partido único y con el objetivo en común de meterse en la instancia decisiva.

Por un lado, los comandados estratégicamente por Carlo Ancelotti llegaron bastante dulces, liderando la tabla de posiciones de La Liga de España con holgura y habiéndose clasificado para los octavos de final de la UEFA Champions League. Así las cosas, los de la capital española se perfilaron como los claros favoritos para quedarse con la clasificación.

En paralelo, los encabezados tácticamente por Xavi Hernández arribaron a este juego inmersos en una profunda crisis y con grandes necesidades. Es que se mantienen bastante alejados de los primeros puestos en el certamen doméstico y ya se despidieron de la UEFA Champions League en la instancia de fase de grupos. Un panorama muy negativo.

En ese contexto, Xavi puso en cancha a varios nombres propios interesantes que, en la previa, prometían con darlo todo para que clasifique Barcelona. Uno de ellos fue el mismísimo Dani Alves, inagotable y polifuncional futbolista brasileño que retornó al club donde vivió sus mejores momentos. El lateral derecho fue titular, ocupando su puesto natural.

 

Récord para Dani Alves

Dani Alves en acción. (Foto: Getty)

Pero la titularidad no fue el único mimo para el exjugador de Bahía, Sevilla, Juventus, Paris Saint-Germain y Sao Paulo. Sucede que, al mismo tiempo, el 119 veces internacional con el seleccionado brasileño alcanzó una marca histórica realmente difícil de quebrantar. Y lo hizo gracias a su vigencia a pesar de ya contar con 38 años.

En medio del partido entre Real Madrid y Barcelona por las semifinales de la Supercopa de España, Dani Alves se convirtió en el jugador más veterano en toda la historia del clásico entre el Merengue y el Blaugrana. Lo hizo al ver acción con nada más ni nada menos que 38 años y 251 días. Una auténtica bestialidad para este mito viviente.

Dani Alves superó la marca que, hasta ahora, estaba en propiedad de José Manuel Pinto, quien, en 2014, se había hecho con el récord disputando un clásico con 38 años y 159 días. Más atrás quedaron Paco Buyo, con 38 años y 28 días en 1996 y el recordado Alfredo Di Stéfano, con 37 años y 164 días cuando transcurría el año 1963.