Las finales de la NBA siempre son emocionantes porque cada partido de la serie tiene condimentos distintos y cualquier cosa puede pasar en cualquier momento. Pero a diferencia de los últimos años, estas finales disputadas entre Golden State Warriors y Boston Celtics han tomado una esencia diferente porque se juegan en los estadios de cada franquicia a máxima capacidad. Y si bien puede parecer algo decorativo, la realidad es que las localías es algo que se ha respetado mucho a lo largo de toda la temporada.

Por eso sorprendió que el primer partido de la serie se lo hayan llevado los Celtics en el Chase Center. Al igual que fue sorprendente la victoria de los Warriors en el TD Garden para ponerle picante al resultado. Lo cierto es que el sexto encuentro será en Boston, una tierra más que árida para cualquier franquicia que vaya allí a definir un partido. Por lo tanto, no hay nada definido de lo que pueda suceder en este partido definitorio.

En caso de que Golden State consiga una hazaña en el TD Garden, se llevarán el Larry O'Brien a San Francisco. Sin embargo, será muy difícil que eso suceda si Stephen Curry tiene un partido parecido al juego 5. En el encuentro del lunes, el base terminó con un 0% de acierto en el triple habiendo intentado 9. De todas formas, al mismo tiempo los Celtics deben poner más énfasis en la defensa como en los primeros partidos, donde Marcus Smart y Al Horford fueron claves en ese aspecto.

Al mismo tiempo, Jason Tatum tendrá que tener mucha más consistencia a lo largo del partido para forzar el séptimo juego. Algo que se ha notado durante toda la serie es que el alero baja mucho su participación de los puntos a medida que avanza el partido; cuestión similar a la que sucede con Jaylen Brown. Y justamente, no es algo que se pueden permitir las estrellas de los Celtics si desean revertir esta situación.

¿Cuándo y dónde se disputará el juego 7 de las finales de la NBA?

En caso de que los Celtics logren derrotar a los Warriors, la serie quedaría empatada 3 a 3 y todo se definiría en un último partido. En esta ocasión, el juego 7 se disputaría el domingo en el Chase Center, ya que Golden State tuvo un mejor récord durante la temporada regular (53-29 a 51-31). Por lo tanto, a pesar de que no favorecería a la franquicia de Boston, creen que es una oportunidad única de convertirse en el equipo con más títulos en toda la liga.

Uno de los datos alentadores para los Celtics es que en toda su historia nunca perdieron 3 partidos consecutivos en unas finales de la NBA. Tatum y Brown harán lo posible para mantener esa marca sin quebrar porque claramente uno de los factores para que nunca haya sucedido eso es la importancia del TD Garden.