El fútbol es el deporte más hermoso y popular del mundo. Sin embargo, no todos los partidos generan la misma expectativa. Hay un puñado de encuentros a lo largo y a lo ancho del planeta que paralizan los corazones de los fanáticos y que hacen que nada más importante, al menos por un rato. Uno de ellos es el clásico entre Real Madrid y Barcelona.

Precisamente, este miércoles se encontraron frente a frente el conjunto Merengue y la institución Blaugrana. Lo hicieron en Arabia Saudita, más precisamente por las semifinales de la Supercopa de España. Un cotejo de realidades muy diferentes pero con el objetivo en común de sumar una victoria que los deposite en la instancia definitoria.

Así las cosas, y, como no podía ser de otra manera, tanto los comandados tácticamente por Carlo Ancelotti como los encabezados estratégicamente por Xavi Hernández salieron al verde césped asiático con la misión de atacar para lastimar y acercarse al objetivo. Y así fue como se fue edificando un espectáculo realmente atractivo de principio a fin.

Finalmente, al cabo de un auténtico partidazo que sin lugar a dudas quedará en las retinas de los aficionados, Real Madrid se quedó con una victoria por 3-2 en tiempo suplementario. Un partido en el que contó con puntos muy altos que sobresalieron por sobre el resto. Fundamentalmente los delanteros Merengues.

 

Los tres mejores jugadores del clásico entre Real Madrid y Barcelona

 

Karim Benzema

El experimentado delantero francés sigue completamente indomable y volvió a demostrarlo este miércoles por la Supercopa de España, justamente ante Barcelona. Mientras el Merengue sigue buscando delanteros, él maravilló a propios y extraños con una anotación y una asistencia en la victoria por 3-2 de los comandados por Carlo Ancelotti.

 

Vinicius Junior

Pero claro, Karim Benzema no fue la única figura descollante de la Casablanca en el triunfo sobre Barcelona en el Clásico de España. Sucede que Vinicius Junior, extremo brasileño que no para de crecer y de ser determinante para los capitalinos, se encargó de abrir la cuenta al mismo tiempo que desequilibró durante todo el cotejo.

 

Federico Valverde

En el tiempo regular, Real Madrid estuvo dos veces en ventaja sobre Barcelona. Sin embargo, los catalanes reaccionaron en ambas oportunidades y llevaron la definición hasta el tiempo suplementario, cuando arrancaron con mayor lucidez que el Merengue. Sin embargo, el volante uruguayo pisó el área y estampó el 3-2 que posteriormente sería definitivo.