El Bayern Múnich ha logrado concretar una fórmula para que en cada competencia pueda ser un gran protagonista. Si bien es cierto que cada mercado de pases gasta bastante dinero, lo hace en jugadores que podrían convertirse en estrellas, son muy raros los casos en los que directamente compra a una gran figura. El caso de Robert Lewandoswki es el más claro de todos porque en el Borussia Dortmund había mostrado potencial, pero se convirtió en el mejor delantero centro del mundo gracias a que entró en este fórmula del Bayern.

Joshua Kimmich es otro gran ejemplo. El lateral derecho llegó a Múnich en 2015 a cambio de 8 millones de euros. Actualmente es uno de los mejores mediocampistas del mundo y su valor se disparó hasta los 85 millones de euros. Y esa estructura sobre la cual se basa el fútbol del Bayern Múnich siempre deja un saldo positivo; es muy extraño que el Bayern no haga valer su patrimonio. Incluso, en los últimos mercados de pases se dieron las salidas de Thiago Alcántara y de David Alaba porque se les terminó el contrato y decidieron no renovar, pero el departamento de fútbol ya tenían a sus reemplazantes.

En lugar del español aparecieron dos promesas en las que Julian Nagelsmann deposita muchas esperanzas: Jamal Musiala y Marc Roca. Además de que obviamente se encuentran Leon Goretzka, Marcel Sabitzer y Corentin Tolisso. Mientras que en el lugar del austríaco llegó Dayot Upamecano, quien apenas tiene 23 años y demostró en el RB Leipzig que tiene material como para ser uno de los mejores defensores de Europa.

Sin embargo, dentro de todo este contexto, el gran fallo de cálculo del Bayern se encuentra en la preparación para la siguiente temporada debido a que se terminan 5 grandes contratos. Estos vínculos finalizan en junio del 2023 y el problema no es solo que hay muchas probabilidades de que queden libres, sino que el club pierde poder de negociación y, por lo tanto, los jugadores terminan perdiendo valor. Por lo tanto, el dolor de cabeza en Múnich es doble porque además de negociar la renovación, deben ir sondeando a unos posibles reemplazantes.

Los 5 contratos que finalizan en 2023:

  • Kingsley Coman (25 años)
  • Serge Gnabry (26 años)
  • Thomas Müller (32 años)
  • Robert Lewandoski (33 años)
  • Manuel Neuer (35 años)

Claro está que los contratos de Manuel Neuer y de Thomas Müller son los más fáciles de resolver porque son dos futbolistas muy identificados con el club, por lo que no habría problemas con su continuidad. No obstante, los casos de Coman y de Gnabry son distintos porque son jugadores jóvenes, que se transformaron en piezas fundamentales para Nagelsmann y exigen grandes cifras por su renovación. Y el único caso que es una completa incógnita es el de Lewandoski, todo dependerá de las ganas del jugador de seguir en Alemania. Con 33 años, el delantero está en su mejor momento y cualquier equipo podría ofrecerle una montaña de dinero para contratarlo.