El Bayern Múnich no ha tenido la temporada que imaginaban cuando Julian Nagelsmann se convirtió en el entrenador más caro en la historia del fútbol. Si bien es cierto que reemplazar a Hansi Flick no era una tarea sencilla por todos los títulos que consiguió, la realidad es que el ex director técnico del Leipzig dejó bastante que desear en su tarea táctica. Claro que esto se encuentra estrechamente relacionado con la eliminación en cuartos de final de la Champions League frente al Villarreal, donde Unai Emery ganó el duelo de entrenadores y se metió en las semifinales.

Sin embargo, dentro de la temporada ambigua del Bayern Múnich, el que siempre estuvo presente y con un gran nivel ha sido Robert Lewandowski. Sobre todo porque, a diferencia del curso anterior donde los extremos terminaban las jugadas, Nagelsmann creó un equipo en el que todas las jugadas desembocan en una finalización del polaco. Esto fue fundamental para que el delantero de 33 años se encuentre promediando una temporada con 49 goles en 46 partidos.

Por este contexto en donde el Bayern Múnich es tan dependiente de Lewandowski es que resulta tan extraña la actitud del club en relación a la renovación del futbolista. El polaco finaliza su vínculo con la institución el 30 de junio del 2023 y no han llegado a un acuerdo porque el conjunto bávaro pretende un contrato corto, mientras que el jugador quiere un plan a largo plazo. Es debido a este tire y afloje que se encuentra presente hace varios meses por lo que Lewandowski se encuentra bastante molesto.

¿Qué decisión tomó Lewandowski?

El delantero centro habría tomado la decisión de no extender su contrato más allá del 30 de junio debido a que en la última reunión que tuvo con el club se sintió bastante ofendido por la oferta que le acercaron. Por lo tanto, el Bayern tendrá que decidir si venderán su pase en el siguiente mercado por algunos millones, o si apostarán a lo deportivo para ser protagonistas de la Champions League con Lewandowski como máxima figura, aunque no generarían ningún ingreso. La realidad es que la situación es bastante compleja porque es el propio jugador quien no desea continuar en el club.

Al mismo tiempo que ocurre esta situación en Múnich, el Barcelona se encuentra agazapado viendo cómo finaliza esta historia porque tiene toda la intención de contratar al polaco. En principio, el Bayern está analizando vender a Lewandowski en 40 millones de euros en el mercado de pases de verano, una cifra que estarían dispuestos a pagar. Más teniendo en cuenta que Frenkie de Jong está muy cerca de fichar por el Manchester United en 80 millones de euros.

En la misma línea, a Lewandowski le interesaría llegar a La Liga debido a que Xavi Hernández le resulta un entrenador interesante que le podría sacar mucho jugo. Además, el Barcelona se encuentra en la búsqueda de un jugador que ocupe el rótulo de figura, ya que desde la salida de Lionel Messi que ese puesto se encuentra vacante. Si bien Pedri y Ansu Fati aparecen como el futuro del club, la realidad es que todavía le queda un camino por recorrer para convertirse en estrellas; algo que Lewandowski es hace años.