El 23 de junio se celebra siempre el cumpleaños de el legandario mediocampista Zinedine Zidane quien, en esta ocasión, se encuentra cumpliendo nada menos que 50 años. De esta manera, con la incertidumbre acerca de su futuro en la carrera como entrenador, el ex técnico del Real Madrid brindó una entrevista a un reconocido medio francés en donde confesó varios aspectos de su vida personal y profesional.

En este sentido, uno de los tantos focos esta centrado en la posibilidad del ex Madrid de dirigir nada menos que al PSG de Messi y Mbappé la próxima temporada. Sin embargo, pocas parecen ser las posibilidades pese a las ofertas del equipo de la capital, principalmente ante el deseo del ex jugador de dirigir la selección de su país.

A partir de este contexto, Zidane confesó que su máximo anhelo es dirigir a Francia y todas las fichas parecen estar puestas en un posible arribo al equipo de su país una vez que se de por concretado el Mundial de Qatar 2022 en el mes de diciembre: "Algún día seré el seleccionador de Francia. Sería mi súmmum".

Sin embargo, no todas las preguntas y respuestas estuvieron relacionadas al presente y probable futuro del entrenador. De esta forma, Zidane recordó viejos momentos históricos e hizo referencia a la situación vivida en la final del Mundial del 2006, partido en donde el volante fue protagonista por su expulsión tras darle un recordado cabezazo a Materazzi a 10 minutos del final de la prorroga.

En este contexto, el apellido en cuestión confesó que fue lo que le causó el enojo en ese momento y posterior reacción para con el defensor italiano: "En el campo ya hubo insultos. Todos hablan entre sí, a veces mal, pero tú no haces nada. Ese día, pasó lo que pasó. Él provocó algo al hablar de mi hermana Lila"., y además agregó:  "Fue sólo un segundo y se fue... Pero luego hay que aceptarlo. No estoy orgulloso de ello, pero es parte de mi trayectoria. En ese momento, era más frágil".

A su vez, cabe también recordar que Zidane fue el autor del gol de Francia desde el tiro del punto del penal que había puesto a su equipo en ventaja y, justamente, Materazzi fue quien le concedió al tanto a los italianos tan solo 13 minutos después. De esta manera, el cuarto título de los "Azzurri" estuvo más que protagonizado por los 2 jugadores en cuestión que serían foco de uno de los momentos históricos del deporte mundial.