El Barcelona ha tenido una temporada bastante irregular tanto en resultados como en rendimientos y eso ha generado que no sea un protagonista real de los torneos que le tocó disputar. De todas formas, desde el club confían en que Xavi Hernández es el nombre indicado para devolverle al equipo la grandeza que, quizás, perdió en los últimos años al no poder competir al máximo nivel. Y el partido frente al Celta de Vigo fue una muestra de ello ya que vencieron a un rival bastante complicado y de manera muy contundente.

El Blaugrana salió a jugar con un esquema novedoso debido a que la falta de Sergio Busquets y de Pedri, generó que Xavi tome la decisión de plantear un 4-2-3-1. Obviamente el doble pivote defensivo estuvo compuesto por Frenkie de Jong y Gavi, mientras que Memphis Depay se sumó al tridente conformado por Ferran Torres, Pierre Emerick Aubameyang y Ousmane Dembélé. De esta forma, el Barcelona logró ejercer una presión en salida mucho más intensa y pudo ser muy contundente en el área rival para ganar el encuentro por 3 a 1.

La lesión de Araújo

Sin embargo, cuando el Barcelona se encontraba en pleno dominio del partido, sucedió un hecho fortuito que generó bastante preocupación. En una pelota dividida, Ronald Araújo y Gavi saltaron a disputar el balón y terminaron golpeándose la cabeza. Mientras que el español pudo recuperarse rápidamente, el golpe al uruguayo fue mucho más fuerte y tuvo que ser retirado del campo en ambulancia porque prácticamente se desmayó en el campo de juego.

Claramente con el antecedente de Sergio Agüero, las sensaciones eran bastante malas debido a que la imagen de Araújo desplomándose en el suelo eran muy fuertes. Para la suerte del zaguero central, a pesar de que le diagnosticaron que sufrió una contusión cerebral, pasó bien la noche en el hospital e informaron que su progresión estaba siendo correcta. Si bien es una incógnita saber cuándo volverá a las canchas, es una buena noticia que el futbolista se encuentre en buenas condiciones.

La importancia del encuentro frente al Celta

El partido contra el Celta de Vigo era muy crucial para el Barcelona porque con la victoria aseguró completamente su clasificación a la siguiente edición de la Champions League. Cuando parecía imposible que el Culé pudiera escalar posiciones dentro de la tabla, Xavi Hernández logró consolidar un gran esquema defensivo para poder sacar la mayor cantidad de puntos. Porque si algo le sucedió al Blaugrana en la primera parte de la temporada, es que ni era efectivo en el área rival, ni era eficaz en el área propia.

Por lo tanto, con Ronald Araújo y Eric García, Xavi encontró una gran dupla central para consolidar defensivamente a un equipo que sufría en demasía. Y a partir de ahí, con las incorporaciones que se realizaron en el mercado de invierno, también logró mejorar la ofensiva del equipo. Entonces, con la clasificación al torneo internacional ya consumada, al Barcelona solo le queda jugar frente al Getafe y frente al Villarreal en las últimas 2 fechas de La Liga.