Este miércoles, bajo la órbita de las semifinales de la Supercopa de España, Real Madrid y Barcelona se encontraron frente a frente en una nueva edición del clásico del mencionado país ibérico. Fue con Arabia Saudita como testigo y terminó llevándose a cabo un compromiso realmente espectacular, cambiante y lleno de emociones.

Es que los comandados tácticamente por Carlo Ancelotti fueron dos veces en ventaja gracias a las anotaciones de Vinicius Junior y Karim Benzema. Sin embargo, los conducidos por Xavi Hernández se recuperaron en ambas oportunidades a través de Luuk de Jong y Ansu Fati y estiraron la definición hasta el tiempo suplementario tras un empate 2-2.

Luego, ya en el tiempo extra, los catalanes arrancaron mejor pero Real Madrid fue letal en un contragolpe con espacios. Tras una interesante maniobra colectiva, Federico Valverde apareció en el área y resolvió con mucha tranquilidad para decretar el 3-2 Merengue que posteriormente sería definitivo y que significaría el pasaje hacia la gran final.

En medio de ese panorama, después del encuentro, quien apareció en escena exteriorizando toda su furia fue el propio Xavi Hernández, actual director técnico de Barcelona. El mítico exmediocampista no se guardó nada y dejó en claros los motivos por los que terminó el compromiso invadido por el malestar. Y lo cierto es que razones tiene...

 

Los dos errores que generaron la furia de Xavi

En definitiva, Xavi Hernández quedó muy molesto por errores puntuales que derivaron en la victoria por 3-2 de Real Madrid frente a Barcelona en el Clásico de España. La información brindada por el medio de comunicación 'Mundo Deportivo' es que hubo dos fallas determinadas que generaron la bronca del todavía joven estratega.

El primero de los errores tiene que ver con haberle concedido tanto a un contrincante que se las ingenió haciendo daño con muy poco. Es que, si nos enfocamos en las estadísticas, los de la capital española tuvieron un menor porcentaje de posesión de pelota, al mismo tiempo que contaron con menos avances y menos disparos.

Paralelamente, el director técnico que llegó desde Qatar se mostró furioso y desesperado por las repetidas y numerosas pérdidas de pelota, algunas de ellas en lugares sensibles del campo de juego. Inclusive, Real Madrid terminó ganando el partido por intermedio de esta vía, aprovechando un contragolpe con superioridad numérica.