El Sevilla siempre es un equipo protagonista de La Liga y de la Europa League. Sin embargo, desde que llegó Julen Lopetegui al banco de suplentes, hay una ambición diferente debido a que han logrado armar un verdadero equipazo. A base de futbolistas extranjeros, el Sevilla logró armar una plantilla bastante sólida que actualmente le está discutiendo La Liga al Real Madrid de Karim Benzema y Vinicius Junior. Si bien es cierto que no lograron pasar a los octavos de final de la Champions League, el proyecto del Sevilla recién está tomando vuelo.

Hace algunas horas se terminó de confirmar la incorporación de Anthony Martial hasta final de temporada. Más allá de que el francés es un jugador con una jerarquía tremenda, la operación se realizó porque Erik Lamela se lesionó el hombro y prácticamente se perderá toda la temporada. Este caso sí se trata de una apuesta inmediata, pero al mismo tiempo, el Sevilla se encuentra trabajando para reforzarse en el siguiente mercado de pases.

El interés por Isco

El mediocampista español finaliza su contrato con el Real Madrid en junio de este año y la institución no tiene la intención de realizar una renovación. El Merengue cuenta con muchos jugadores en su puesto, por esa razón Carlo Ancelotti solo lo utilizó en 11 ocasiones esta temporada. Isco está muy lejos de su mejor versión, pero al mismo tiempo, apenas tiene 29 años por lo que está muy lejos de ser un jugador inservible.

De hecho, la mejor versión de Isco se vio cuando Lopetegui lo dirigió. Esto sucedió tanto en el Real Madrid, como en la Selección de España. Entre el 2016 y el 2019, el español había demostrado ser uno de los mejores armadores de juego del mundo, era increíble ver como dentro de la cancha conectaba cada punto del equipo, como si se tratara de un costurero.

Por lo tanto, la llegada de Isco al Sevilla significaría un incremento radical en la jerarquía de la plantilla. Actualmente los generadores de juego de Lopetegui son Ivan Rakitic  y Alejandro Gómez, dos futbolistas que pueden acoplarse tranquilamente con el español; no se trata de una composición incompatible. Sin embargo, no van a ser fáciles las negociaciones con el futbolista.

¿Qué frena la llegada de Isco?

El español tiene un sueldo en el Real Madrid de 7 millones de euros, algo que le resulta imposible pagar al Sevilla. Además, equipos como la Fiorentina o el Milán también aparecen como interesados; y ambos tienen una mejor posición económica que el equipo sevillano. Si bien es cierto que el Sevilla cuenta con la ventaja de que Isco no tendría que hacer una mudanza demasiado grande, tendrá que tentar al jugador con un contrato importante.