Karim Benzema cumplió 34 años en diciembre, pero de todas formas demuestra cada partido ser uno de los mejores delanteros del mundo. En este fútbol moderno es difícil mantenerse en el fútbol de élite porque no solo aparecen jóvenes cada vez mejores técnicamente, sino que también se lucha contra la adaptación a las nuevas formas de entrenamiento, las nuevas posiciones que van surgiendo, entre otras cosas. Pero el francés está teniendo la mejor temporada de su vida en su 18° año como futbolista profesional.

El Real Madrid inició este nuevo ciclo con muchas dudas debido a que Zinedine Zidane había dejado el banco de suplentes, Sergio Ramos había quedado libre y fichó por el PSG, y Raphael Varane fue vendido al Manchester United por 40 millones de euros. Al mismo tiempo, los únicos refuerzos fueron Eduardo Camavinga y David Alaba. Se creía que iba a ser una temporada de transición, pero Carlo Ancelotti le dio el brazalete de capitán a Karim Benzema, y el francés agarró el timón del barco sin ningún tipo de miedo.

En la actual temporada, el Real Madrid se encuentra liderando La Liga con 5 puntos de ventaja sobre el segundo (Sevilla), y en la Champions League clasificó a los octavos de final como primero de grupo y ganándole con contundencia al Inter de Milán, el último campeón de la SerieA. Benzema no solo es el principal protagonista de esta realidad del Merengue porque lleva 23 goles y 9 asistencias en 26 partidos, sino que también sirvió como faro de referencia para que Vinicius Junior y Rodrygo puedan explotar.

Una de las grandes sociedades que se generaron en esta temporada es la de Vinicius y Benzema. Solo en La Liga, ambos convirtieron 29 goles en 20 partidos, mientras que el Barcelona metió 31 dianas y el Atlético Madrid 33. Por lo tanto, es un verdadero despropósito la química y la conexión que se generó entre ellos para devolverle al Real Madrid la esperanza de obtener un nuevo título.

El premio de France Football

Este galardón sirve como consuelo para Benzema ya que su pretensión era ganar el Balón de Oro, pero finalizó cuarto en la votación, quedando por detrás de Robert Lewandowski, Jorginho y, por supuesto, de Lionel Messi. Sin embargo este premio no es menor teniendo en cuenta que lo eligieron por sobre N'golo Kanté, quien ganó la última Champions League, y por sobre Kylian Mbappé que convirtió 47 goles en todo el 2021.

Uno de los grandes factores que se tomó en cuenta para elegir a Benzema es que después de casi 6 años, volvió a ser convocado para la Selección de Francia. Y si bien el conjunto dirigido por Didier Deschamps quedó afuera en octavos de la Eurocopa, en la Nations League fue clave la inclusión del delantero del Real Madrid para poder levantar ese trofeo ante España.