Marc-André ter Stegen es un arquero que logró ocupar un hueco muy importante en un momento donde el Barcelona no encontraba regularidad de su arco. Luego de la gran temporada que tuvo Claudio Bravo en la campaña del 2015 que se coronó levantando la Champions League, el arquero chileno bajó su nivel y ante la posibilidad de que quede en libertad de acción, el Blaugrana decidió venderlo al Manchester City. Y cuando no se veía un reemplazante claro, el joven alemán pudo ocupar bien el puesto de portero titular.

Y si bien hace 2 temporadas fue considerado como uno de los mejores arqueros del mundo, la realidad es que la actualidad de Ter Stegen no es demasiado buena. Por supuesto, el hecho de que es un futbolista que juega muy bien con los pies y es raro que cometa una equivocación, le bastó para mantenerse en el arco del Barcelona, pero el club está buscando otro tipo de seguridad. Porque la injusticia que tiene este puesto en particular es que por más que no se cometa un error, siempre se encuentra el 'podría haber evitado el gol'.

La necesidad económica del Barcelona

Entonces, teniendo en cuenta que Ter Stegen no es una pieza fundamental para el club, se ha convertido en uno de los grandes apuntados a ser vendidos para equilibrar la economía de la institución. En principio, el Barcelona estaría dispuesto a dejarlo ir por 50 millones de euros, una cifra que serviría también para buscar a jugadores en puestos más necesarios. Además, el arquero llegó a los 30 años por lo que es el momento ideal para conseguir una importante suma de dinero.

Si bien el Barcelona también estaría cerrando la venta de Frenkie de Jong al Manchester United por 80 millones de euros en las próximas horas, el dinero que pretenden por Ter Stegen sigue siendo necesario. Por lo tanto, actualmente hay un panorama donde grandes equipos se encuentran en la búsqueda de arqueros para potenciar su plantilla. El caso de la Juventus es el más claro porque Massimiliano Allegri no confía demasiado en el polaco Wojciech Szczęsny; pero el Inter también necesita incorporar un portero porque Samir Handanovic finaliza su contrato el 30 de junio.

El bajo costo de un reemplazo

Si bien dentro del club ya se encuentra el brasileño Neto para ser el reemplazante directo, el Barcelona también cuenta con la posibilidad de que Iñaki Peña deberá volver en julio de su préstamo del Galatasaray, donde tuvo una increíble temporada. Pero más allá de esas opciones que no le costarían dinero al club, desde la dirección de fútbol creen que es muy posible encontrar un reemplazo en el mercado de pases por muy poco dinero.

Keylor Navas es un nombre que interesa en el Barcelona porque si destraba su salida del PSG, solo deberían arreglar un contrato para contar con sus servicios. Otro de los apellidos que se encuentran dando vuelta es el de Kepa Arrizabalaga, quien buscará minutos importantes en la siguiente temporada ya que en el Chelsea es suplente de Édouard Mendy. Entonces, el Blaugrana podría llegar a un acuerdo por un préstamo.