Pese a que todavía no se dio la confirmación de manera oficial, se dio a conocer en las últimas horas por varios medios ingleses que Erling Haaland pasará a ser jugador del Manchester City a partir de la próxima temporada. De esta forma, el club dirigido por Guardiola se queda con uno de los mejores jugadores del mundo y le arruina los planes a un Barcelona de Xavi que deberá ahora ingeniar un plan para el mercado de pases que se avecina.

 

En este sentido, según la información brindada por el periódica "The Atlethic", el delantero noruego pasaría a formar parte de las filas del Manchester City a cambio de 75 millones de euros por un contrato de 5 años de longitud más el agregado que pasará a ser el futbolista mejor pago del todo el fútbol inglés.

Conforme a esto, la noticia no cayó del todo bien en las inmediaciones del Barcelona ya que como era de esperarse el fichaje de Haaland cambiará enormemente los planes del club catalán. En base a lo mencionado, el club que actualmente es dirigido por Xavi tiene serías intenciones de contratar a Robert Lewandowski en el próximo mercado de pases, jugador que encuentra una relación más que particular con la reciente incorporación de Haaland en Inglaterra.

De esta forma, el Bayern Múnich barajaba la posibilidad de contratar al noruego en caso de que Lewandowski deje el club, hecho que ahora no podrá darse por lo que los germanos tratarán de asegurar la continuidad del polaco de cara a la temporada que viene. Sin embargo, esta no fue la única mala noticia.

En este contexto, el Barcelona no solamente no podría incorporar a un delantero de gran jerarquía como lo es el polaco sino que también podría cruzarse con el noruego en un futuro no muy lejano. De esta forma, con las clasificaciones ya consumadas del Manchester City y Barcelona a la próxima Champions League, el club culé podría enfrentar a los de la Premier League en el gran torneo internacional por lo que esto generaría otro gran dolor de cabeza para Xavi

Por último, tampoco debe olvidarse que el Barcelona en su momento pretendió meterse en la pelea por Haaland la cual no pudo aguantar a raíz de las enormes pretensiones económicas tanto del Borussia Dortmund como las del jugador en materia de salario