El Barcelona hace varios mercados de pases que está buscando un delantero centro que haga olvidar a Luis Suárez. Está claro que ni Memphis Depay, ni Luuk de Jong están a la altura de lo que necesita un equipo tan competitivo como lo es el Blaugrana. Y a pesar de que el segundo lleva 3 goles en los últimos 3 partidos, solo basta con ver el desarrollo del juego para entender que no le aporta nada al esquema de Xavi. Mientras que Depay es una incógnita porque ha dejado ciertos destellos a la hora de atacar, pero al mismo tiempo en toda la fase de grupos de la Champions no generó ni un gol, ni una asistencia.

Este contexto, sumado al hecho de que el Barcelona no tiene una economía estable como tirar la casa por la ventana para contratar a un centro delantero, generan que Álvaro Morata sea la única opción viable. A pesar de que al español se lo critica bastante porque no cuenta con un estilo de juego estético y tampoco sus estadísticas son demasiadas llamativas, 7 goles en 27 partidos con la Juventus, ha demostrado ser útil en cada equipo en el que estuvo. Además, para Luis Enrique es una fija en la Selección de España ya que es el delantero que más ha jugado (junto a Ferran Torres) desde que asumió como entrenador en 2018. Por lo que sería un refuerzo de jerarquía.

La salida de la Juventus

El primer paso que se debe dar para que Morata llegue al Barcelona es que la Juventus debe aceptar cortar su préstamo en los próximos 17 días, debido a que luego de ese lapso de tiempo se cierra la ventana de transferencias. Lo extraño de todo esto es que la Vecchia Signora ya le informó al Atlético Madrid que no utilizará la opción de compra de 50 millones de euros que tienen por él. Sin embargo, el entrenador Massimiliano Allegri no está para nada de acuerdo con que Morata se vaya en este momento de la temporada.

La única forma en la que el español pueda salir de la Juventus, es que llegue un reemplazante. Mauro Icardi es el que se perfila para llegar a Turín, pero el problema de su situación es que el conjunto italiano no quiere pagar los 30 millones de euros que vale su pase, sino que pretende una cesión. Asimismo, el PSG informó a cualquiera que quiera al delantero argentino, va a tener que negociar por una venta debido a que no le servía de ninguna manera prestarlo a un rival directo. Por lo tanto, por este lado está bastante trabada la negociación.

 

¿Dónde entra el Atlético Madrid en esta operación?

El 'Colchonero' no tienen ninguna intención de quedarse con el delantero debido a que su relación con el Cholo Simeone no terminó de la mejor manera. Por lo tanto, el acuerdo que podría llegar el Atlético con el Barcelona es un trueque directo por Antoine Griezmann. Actualmente, el francés se encuentra a préstamo en el conjunto madrileño y a finales de temporada deberán pagar una opción de compra obligatoria de 40 millones de euros. Entonces, el arreglo que estarían cerrando los dos clubes es que ni el Atlético, ni el Barcelona desembolsarían dinero, sino que los jugadores llegarían en forma de intercambio.

El arreglo entre el Barcelona y Morata

Según informó el diario 'AS', Xavi Hernández llamó en varias ocasiones al delantero para convencerlo de llegar al Barcelona y el futbolista habría dado el visto bueno, a pesar de haberse formado en las divisiones inferiores del Real Madrid. Lo que verdaderamente seduce a Morata es que a falta de 9 meses para que inicie el Mundial de Qatar, compartiría equipo con Ansu Fati, Ferran Torres, Sergio Busquets, Gavi, Pedri y Eric García; todos compañeros de la Selección. Entonces, el delantero estaría dispuesto a acomodar su sueldo a la complicada economía del club y así gozar de ese privilegio.