El Real Madrid es uno de los equipos más grandes del mundo porque tiene una exigencia constante con las victorias. La historia del club está llena de enormes futbolistas que no lograron adaptarse a esta situación. Y todo indicaba que Vinicius Júnior iba en el camino de la promesa que nunca pudo explotar con la camiseta blanca. Sobre todo el Real Madrid está lleno de esos casos. Sin embargo, el brasileño tuvo la jerarquía para anteponerse a todas las críticas y en esta temporada se convirtió en el jugador franquicia de la institución. Y su gran explosión en este curso está muy lejos de ser suerte, es algo a lo que Vinicius se acostumbró durante toda su vida.

Su vida en la favela

Vinicius nació el 12 de julio del 2000 y vivió la mayor parte de su vida dentro de una de las favelas más grandes de Brasil dentro del municipio de São Gonçalo, Río de Janeiro. En contraposición a su imagen llegando por primera vez al Santiago Bernabéu con pendientes de diamantes, el brasileño creció en uno de los barrios más peligrosos del país y tenía que compartir habitación con 12 personas.

Mientras que el padre tuvo todo tipo de trabajos para llevar comida a la casa, la madre ayudaba en el club dirigido por Carlos Eduardo Abrantes (Cacau), reconocido futbolista por hacer una gran carrera en Alemania. Desde la institución ayudaron constantemente al crecimiento del joven futbolista dándole pequeños almuerzos, a pesar de que muchas veces los padres no llegaba con la cuota. Y fue de esta manera como Vinicius comenzó a dar sus primeros pasos en el fútbol, con tan solo 6 años.

Su llegada al Flamengo

Debido a la gran diferencia que sacaba Vinicius dentro del club de Cacau, logró llegar a las divisiones inferiores del Flamengo a los 10 años. Al mismo tiempo, las citaciones a la selección nacional juvenil también comenzaron a aparecer. Gracias a su gran rendimiento en esta nueva etapa, las agencias y el club comenzaron a trabajar para sacar al futbolista y a su familia para que puedan vivir en un mejor lugar. Y fue de esta manera como lograron salir de São Gonçalo.

Claro está que la agencia que lo ayudó en el inicio de su carrera, TFM, realizó una increíble apuesta porque en Brasil los futbolistas no pueden tener representantes hasta los 18 años. Y justamente, en ese momento Vinicius apenas tenía 15 o 16 años. Para la suerte del futbolista, su debut en primera división llegó rápido y se convirtió en profesional casi inmediatamente después de debutar.

El blindaje del Flamengo

El 13 de mayo del 2017 el Flamengo empató frente al Atlético Mineiro en un partido poco trascendental. Sin embargo, ese encuentro será recordado como el debut de Vinicius Junior en primera división. Si bien el delantero brasileño apenas disputó poco más de 10 minutos; dos días después el club tomó la decisión de realizarle un contrato con una cláusula de rescisión de 45 millones de euros. Una decisión que agradecerían meses después.

Más allá que su rendimiento en el Flamengo fue parte fundamental, la principal razón por la que el Barcelona y el Real Madrid se pelearon por él fue por el Sudamericano Sub-17 que jugó con Brasil. En aquel campeonato no solo logró salir campeón, sino que fue seleccionado como el mejor jugador del torneo. Entonces, lo que comenzó como una oferta del Barcelona por 10 millones de euros, terminó con el Real Madrid pagando la elevada cláusula de rescisión.

El cambio en la vida de Vinicius

Está claro que el cambio es completo, de pasar a vivir entre cuatro paredes con 12 personas, a tener una mansión en España. Actualmente no solo vive con su madre y su padre, sino también con su tía Vanessa, quien en su llegada a Europa era la encargada de cocinar para toda la familia. Además, Vinicius se llevó a sus dos amigos de la infancia Menegate y Wesley, quienes también viven con él.

El cambio de Vinicius no se relaciona solamente con lo que sucedió dentro del campo de juego. No está relacionado simplemente con los consejos tácticos de Carlo Ancelotti. Tampoco se encuentra en los 10 millones de euros que comenzará a cobrar por temporada. Sino que tiene que ver con una adaptación a un estilo de vida totalmente diferente, donde encuentra todo al alcance cuando años anteriores todo parecía lejos. Y por más que parezca la historia de un futbolista con una carrera extensa, Vinicius apenas finalizó su cuarta temporada en el Real Madrid. Por supuesto, después de convertir un gol en una final de Champions con 21 años, el cielo es el techo.