En los últimos años son muy pocos los jugadores que se potenciaron específicamente por estar en el Barcelona. Incluso, es muy probable que los casos de Ansu Fati, de Gavi y de Pedri sean los únicos porque es difícil encontrar a otro futbolista que haya mostrado un gran nivel con la camiseta del Blaugrana. Y el caso de Samuel Umtiti es bastante particular debido a que literalmente pasó de tocar con las manos el cielo del deporte, a estar sentenciado a un infierno de suplencias.

Es cierto que en el Barcelona es difícil de destacar, pero lo que sucedió con Samuel Umtiti fue una especie de karma. Lo que sucedió es que el Blaugrana le hizo un gran contrato previo al Mundial de Rusia porque el francés había demostrado ser uno de los mejores defensores de Europa. Por esa razón Didier Deschamps le dio la oportunidad de ser el compañero de zaga de Raphael Varane. El problema se encontró en que Umtiti había terminado la temporada con mucho dolor en su rodilla derecha, obviamente que no se perdió el mundial y decidió jugar igual.

Luego de haber levantado la Copa del Mundo, Umtiti terminó con la rodilla destrozada y se descubrió que sufre de una degeneración crónica articular. Por esa razón en los últimos 4 años apenas ha jugado 35 partidos con la camiseta del Barcelona, pero lo más curioso es que esta temporada solo disputó 90 minutos. Aquel gran contrato que le firmaron a Umtiti lo vinculan con la institución hasta 2023, pero el gran problema es que cobra más de 8 millones de euros netos al año, siendo el cuarto jugador que más cobra en el plantel.

Y teniendo en cuenta que el Barcelona está en una situación económica bastante delicada, es un completo despropósito pagar tanto por un futbolista que apenas sirve para completar el banco de suplentes. Entonces, hace varios mercados que el club está buscando una salida del defensor, pero todo indica que este será el definitivo para que efectivamente emigre. Lo que sucede es que en estos 4 años, Umtiti bajó la valoración de su pase en 60 millones de euros, por lo que no es una opción seguir sin jugar.

Los 3 posibles destinos de Umtiti

Entonces, es una gran oportunidad para el futbolista poder salir del club para poder sumar minutos, apenas tiene  28 años y puede relanzar su carrera tranquilamente. Los 3 destinos que tiene en mente Umtiti son Turquía, Inglaterra y Francia. Lo de Turquía surge porque el Fenerbahçe tiene la intención de contar con sus servicios y están capacitados económicamente para hacer un enorme contrato, aunque en materia futbolística no es el destino más apetitoso.

Lo de Inglaterra aparece como una gran opción porque el Newcastle estaría dispuesto a hacerse cargo de su pase ya que necesitan mejorar su defensa para salvarse del descenso de la Premier League. Las 'Urracas' recibieron  42 goles en 19 partidos en la liga inglesa, por lo que está claro que necesitan mejorar su solidez defensiva. En cambio, en Francia aparece como un nombre seductor por el valor que toma ser un campeón del mundo, no tanto por un interés concreto. Lo cierto es que Umtiti va a tener que decidir a qué lugar llegar porque en el Barcelona no tiene más lugar.