Barcelona debe mejorar lo hecho en la temporada pasada y de forma holgada. Es que los ahora comandados por Xavi Hernández, uno de los equipos más importantes de España, Europa y el mundo en general, no pudieron pelear por el título en el marco de La Liga, protagonizaron un papelón en la Champions League y pasaron sin pena ni gloria por la Europa League.

En ese contexto, la directiva encabezada por un viejo conocido de la casa como Joan Laporta avanzó de forma rápida para finiquitar las llegadas de Andreas Christensen y Franck Kessié, quienes desembarcarán a coste cero luego de finalizar sus respectivos contratos con Chelsea y Milan. Pero está claro que el Blaugrana no puede ni debe conformarse con ello.

Por ende, Barcelona sigue trabajando en más fichajes. Es de público conocimiento que las ambiciones son mejorar la última línea y también hacerse con los servicios de un centrodelantero de sumo peso. Así las cosas, el nombre propio que lleva varias semanas sonando con fuerza es el de Robert Lewandowski, uno de los mejores arietes del planeta.

Sin embargo, para poder afrontar nuevas incorporaciones, Barcelona debe hacer caja con algunas transferencias y de paso reducir la elevada masa salarial. Sucede que, tras el período de Josep María Bartomeu como principal autoridad, el combinado Culé no quedó en un muy bien plano desde las cuestiones financieras.

 

Cuatro salidas en puerta

Lenglet, uno de los prescindibles. (Foto: Getty)

En ese contexto, hay cuatro futbolistas que están cada vez más cerca de abandonar las filas de Barcelona. De hecho, el equipo Blaugrana está haciendo todo lo posible para desprenderse de sus servicios lo antes posible. Igualmente, según informan los medios de comunicación de España, todavía quedan algunos inconvenientes.

El primero de ellos es Neto, portero suplente de Ter Stegen y pieza completamente prescindible. Sin embargo, él parece estar cómodo en Barcelona por lo que el club podría optar por rescindirle el contrato. Algo similar ocurre con Samuel Umtiti, con la diferencia de que el vínculo podría ser terminado porque no hay ofertas por sus servicios.

Distintos son los casos de Clément Lenglet y Óscar Mingueza. Los dos defensores, conscientes de que no tendrán lugar durante la próxima temporada, están dispuestos a marcharse de Barcelona más temprano que tarde. Y, a diferencia de Neto y Umtiti, hay varios equipos interesados en adueñarse de sus fichas en este mercado de pases.