Hace apenas un puñado de años, Barcelona contó con una de las delanteras más importantes de toda la historia. Es que diagramó un tridente sencillamente espectacular, el cual estaba compuesto, nada más ni nada menos, que por Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez. Por supuesto, y, como no podía ser de otra manera, lo ganó absolutamente todo.

Sin embargo, progresivamente, el poderoso conjunto catalán fue ingresando de lleno en un pozo cada vez más profundo. Los problemas institucionales y financieros se trasladaron a lo futbolístico. El equipo dejó de luchar por cosas importantes y empezó a arrastrarse en el campo de juego al mismo tiempo que iba perdiendo a sus principales figuras.

Tal es así que se terminaron yendo jugadores del calibre de Lionel Messi y Luis Suárez, entre otros. Y los mismos fueron reemplazados por nombres propios de mucha menor jerarquía como Memphis Depay, Pierre-Emerick Aubameyang y compañía. Claro, esto desencadenó en que la última temporada del Culé sea para el olvido.

En medio de ese panorama, ya con Xavi Hernández en el banco de suplentes y con Joan Laporta a cargo de la presidencia, la urgencia por sumar refuerzos de jerarquía es cada es mayor. Ya se aseguraron llegadas como las de Andreas Christensen y Franck Kessié, ambos a coste cero, pero lo cierto es que no son suficientes.

 

Lewandowski, el objetivo

Desde hace varias semanas, el gran objetivo de Barcelona es Robert Lewandowski. La necesidad de fichar a un centrodelantero de peso es contundente y todos los caminos conducen hacia el experimentado jugador de Bayern Munich, quien, durante las últimas temporadas, se cansó de romper las redes adversarias partido tras partido.

El delantero del seleccionado polaco no está nada conforme en Bayern Munich después de las diferencias en torno a la renovación del contrato, por lo que ya expresó su deseo de marcharse lo antes posible. En ese contexto, los primeros ofrecimientos puestos sobre la mesa por Barcelona no convencieron en lo más mínimo a los teutones.

Pero, en las últimas horas y según informó el medio de comunicación alemán 'Bild', Barcelona le hizo llegar a Bayern Munich una nueva propuesta formal. La misma se traduce en 35 millones de euros fijos más otros 5 millones de la misma moneda en variables. Igualmente, el propio periódico añade que este monto tampoco sería suficiente.