El Atlético Madrid tuvo una temporada bastante alejada de lo que se esperaba en un principio, porque no solo hicieron un gran esfuerzo en el mercado de pases para conseguir incorporaciones interesantes, sino que también lograron mantener la base que salió campeón de La Liga el anterior curso. Sin embargo, Diego Simeone no logró conformar un equipo sólido y los cambios de esquema y de nombres aparecieron como una constante. Si bien esto le alcanzó para llegar hasta los cuartos de final de la Champions League, la realidad es que no fueron un equipo protagonista del torneo.

De igual manera, la buena noticia del Atleti en la temporada fue que João Félix finalmente mostró una gran versión futbolística. Desde su llegada del Benfica por 120 millones de euros, al portugués le ha costado acostumbrarse al estilo del Cholo Simeone, pero en el actual curso logró demostrar que tiene cualidades únicas. No obstante, en una situación totalmente inversa, Ángel Correa comenzó a bajar bastante su nivel a medida que iba transcurriendo la temporada. Si bien el año anterior había sido clave siendo un revulsivo, en el actual campeonato se había ganado un lugar en el primer equipo.

A base de goles y asistencias, pero también de una obediencia táctica notable, el delantero argentino logró ser determinante para el Atlético Madrid en la primera parte de la temporada. Pero cuando comenzaron los cruces decisivos de la Champions League, empezó a sumar menos minutos ya que solamente fue titular en el partido de ida por los octavos de final frente al Manchester United, ya que en la vuelta y en toda la serie contra el Manchester City estuvo sentado en el banco. Por lo tanto, hay una cuestión bastante particular con el delantero de 27 años.

¿Qué le sucede a Ángel Correa?

El rosarino se encuentra en España desde el 2015 y ha ocupado distintos puestos desde su estadía allí. Pero en los últimos 2 años le había demostrado al entrenador que era una gran pieza ofensiva y que quería tener más protagonismo. Sin embargo, en el último tiempo el Cholo Simeone decidió explotar la dupla Félix-Griezmann ya que al tener un mediocampo lleno de jugadores con características defensivas, el francés funciona como una especie de enlace entre la mitad de la cancha y la delantera. Y este es el principal argumento que utiliza el director técnico para explicar la constante ausencia de Correa.

De todas formas, en este final de temporada su ausencia se acrecentó por un hecho en particular. Ángel Correa sufrió una lesión en su pié en el encuentro frente al Betis el 6 de marzo y a partir de allí comenzó a ver menos minutos de lo que estaba acostumbrado. Antes de ese suceso, el argentino había sido titular en el 67% de los partidos que había disputado el equipo, marcando 12 goles y repartiendo 6 asistencias. Sin embargo, luego apenas ha disputado el 38% de los minutos de los partidos donde ha estado disponible.

Entonces, Correa apenas ha jugado 378 minutos desde aquel golpe frente al Betis, algo que es sumamente preocupante. Aunque la mayor problemática es que no ha vuelto a marcar ni a asistir desde que comenzó a jugar tan poco tiempo. Si bien en el Atlético confían en que podrá estar en óptimas condiciones para la siguiente temporada, lo que le preocupa a Correa es que necesita rodaje para poder ser tenido en cuenta para la Selección Argentina. Más allá de que formará parte de la lista de Lionel Scaloni de cara a la Finalissima frente a Italia, la probabilidad de que sume minutos disminuye debido a su mala actualidad.