El Atlético Madrid está en una situación bastante compleja porque en los próximos dos meses se definirá su temporada completa. Si bien arrancó La Liga liderando con soltura, una mala racha lo relegó hasta el quinto puesto y se encuentra a 14 puntos de Real Madrid, pero con un partido menos. Además, el Merengue viene de una dura derrota frente al Getafe, por lo que si el 'Colchonero' encadena buenos resultados puede empezar a soñar nuevamente con un título de liga.

Sin embargo, el fuerte problema que tiene el Atlético Madrid es que durante toda la temporada ha tenido muchas bajas por distintas razones. Obviamente las lesiones fueron el principal factor, pero los contagios de Covid y las suspensiones por tarjetas rojas también estuvieron muy presentes. Por lo que Diego Simeone tuvo muchos problemas para armar su equipo ideal. A todo esto hay que sumarle que hace unos días se concreto la venta de Kieran Trippier al Newcastle, por lo que el lateral derecho quedó descubierto.

De igual manera, el domingo habrá un duelo bastante interesante entre un Atlético Madrid que viene en levantada, y un Villarreal que viene de perder por la Copa del Rey frente al Sporting Gijón, pero que siempre es un rival peligroso. El propio Simeone expresó su opinión sobre el conjunto de Unai Emery: "Valoro al Villarreal como equipo, tiene un grandísimo entrenador. Su equipo, más allá de ganar o perder, compite siempre. Juego bien, sabe como atacar y defender. Está organizado, te provoca errores y que salgas para que generes espacios. Me gusta mucho como juega el Villarreal".

Sobre el presente del Atlético

En los últimos partidos, Yannick Carrasco apareció como una solución por derecha, cuando siempre funcionó como un carrilero por la otra banda. La mecionada venta de Trippier, sumada a las lesiones de Šime Vrsaljko y al contegio de Marco Llorente, llevaron al Cholo Simeone a colocar al belga en esa posición. Y la verdad que terminó resultando totalmente beneficioso para el equipo ya que le ganaron 2 a 0 al Rayo Vallecano y 5 a 0 al Rayo Majadahonda.

"Sí se han mostrado cosas buenas en estos partidos, la presencia de Carrasco por la derecha, que tenía la tendencia de jugar por la izquierda, nos genera amplitud y profundidad para aprovechar los delanteros que tenemos. El equipo se está acomodando bien en este funcionamiento pero absolutamente no dejo de lado el sistema anterior, que nos dio éxito, salimos campeón y funcionó bien", explicó el entrenador argentino. Lo cierto es que durante toda la fase de grupos de la Champions League jugó con una línea de 5 defensores, mientras que en gran parte de La liga utilizó la clásica línea de 4.

Por lo tanto, el desafío de Simeone no es solo conseguir la mayor cantidad de puntos posibles, sino también es encontrar el mejor funcionamiento posible de cara a los octavos de final de la Champions League. En esa instancia definitoria deberán enfrentarse al Manchester United de Cristiano Ronaldo. Entonces, van a ser clave las decisiones que tome desde aquí, hasta el 23 de febrero.