El PSG ha tenido una temporada bastante atípica porque da la sensación que no supieron aprovechar todo el potencial que tenían. Porque más allá de que el tridente de Kylian Mbappé, Lionel Messi y Neymar nunca logró estar aceitado, la realidad es que en las otras líneas también hubieron nombres muy importantes que tampoco pudieron encajar en el esquema de Mauricio Pochettino. Sin embargo, es en la portería donde la polémica se encontró muy instalada durante todo el curso.

Esto se debe a que Keylor Navas fue una de las grandes figuras del PSG el año pasado, cuando llegaron hasta las semifinales de la Champions League gracias a sus increíbles actuaciones. Aún así, el club tomó la decisión de contratar a Gianluigi Donnarumma porque se encontraba en libertad de acción tras finalizar su contrato en el Milán, y porque venía de ser el mejor arquero de la anterior temporada. Y si bien Pochettino declaró antes del inicio de la competencia que ambos jugadores iban a estar en igualdad de condiciones, la realidad es que para el argentino su arquero titular siempre fue el italiano.

Claro, la polémica se instaló desde un primer momento porque el de Costa Rica se había convertido en uno de los jugadores más queridos por la afición, pero todo creció después de la cantidad de errores que tuvo Donnarumma. Obviamente que el partido de vuelta frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu fue el más grande porque fue lo que terminó dejándolos afuera de la Champions League, pero posteriormente también ha sufrido errores graves en salida.

¿Por qué deciden desprenderse de Keylor Navar?

Aún así, a pesar de que el nivel de Donnarumma actualmente no es demasiado bueno, desde el club confían que el arquero de 23 años volverá a mostrar su enorme nivel una vez que recupere su confianza. Y como consecuencia de esto, el PSG también determinó que no seguirá contando con los servicios de Keylor Navas para la siguiente temporada, ya que su presencia genera un gran problema. Porque además, es el propio tico quien exige tener más minutos de juego, algo que en París no encontrará.

Hace algunas semanas, Navas había confirmado que estaba pensando en dejar el club en búsqueda de continuidad, ya que cumplió 35 años y es una incógnita cuánto tiempo le quedará en un gran nivel. Entonces, en un contexto donde ambas partes no se sienten cómodas, el PSG tomó la decisión de ponerlo en la lista de transferibles. La intención del conjunto parisino es recibir 10 millones de euros por su pase, una cifra accesible para cualquier equipo protagonista que lo quiera.

Porque la buena noticia de que el latinoamericano abandone París es que no tendrán que pagarle más su alto contrato de 9 millones de euros, un gasto sumamente excesivo para un jugador que apenas disputó 25 partidos esta temporada. Y dentro de los equipos interesados en contratarlo están la Juventus y el Inter, quienes buscan reforzar el puesto de arquero debido a que es muy probable que sus titulares terminen dejando el club. Al mismo tiempo, el Barcelona podría subirse al barco de Navas si terminan concretando una venta de Marc-André ter Stegen.