El PSG tuvo un periodo sin competencias bastante intenso con la renovación de Kylian Mbappé hasta 2025 y con el enorme cambio que se produjo en la estructura del fútbol. La llegada de Luis Campos a la dirección deportiva cambió completamente el plan del club porque no solo cambió la política de fichajes, sino que también tomó la decisión de despedir a Mauricio Pochettino. Si bien la institución generó un gasto importante con la salida del argentino, la realidad es que el dirigente portugués tenía claro que su director técnico debía ser Christophe Galtier.

Por supuesto que esta es una apuesta bastante importante porque más allá que Galtier creó muy buenos equipos en el Lille, donde salió campeón de la Ligue 1, y en el Niza, donde llegó a la final de la final de la Copa de Francia; lo concreto es que es su primera experiencia en un gran equipo. Al mismo tiempo, el entrenador francés demostró tener una gran experiencia para entender cómo destacarse en el fútbol local, el problema es que prácticamente no ha tenido rodaje internacional. Irónicamente, el objetivo prioritario del PSG es la Champions League.

A pesar de todas estas cuestiones, Galtier asumió como entrenador del PSG con mucha firmeza y rápidamente estableció la clase de equipo que pretendía. Considerando que el tridente de Neymar, Messi y Mbappé no puede romperse, el francés tomó la decisión de comenzar a utilizar una línea de 3 zagueros centrales. De esta manera, la defensa estaría mucho más poblada y, al mismo tiempo, los laterales tendrían mucha más importancia. Esto quedó en evidencia durante la Supercopa de Francia donde vencieron por 4 a 0 al Nantes aunque no pudieron contar con Kylian Mbappé.

Los refuerzos del PSG

La realidad es que el mercado del PSG no fue muy movido porque la tremenda renovación que le realizaron a Mbappé comprometió bastante el cumplimiento con el Fair Play Financiero. Asimismo, el club cuenta con demasiados jugadores que en la última temporada sumaron muy pocos minutos, y que su participación no cambiará con Galtier. Por lo tanto, el club estuvo mucho más preocupado en generar ventas que en contratar futbolistas. Aún así, el conjunto parisino logró fichar a 2 mediocampistas de jerarquía a pedido del entrenador: Vitinha y Renato Sanches.

Lo que sucede es que, el hecho de jugar con un 5-2-3 obliga a Galtier a tener mediocampistas dinámicos y con una polifuncionalidad tremenda para tener un equilibrio dentro del campo de juego. Está claro que Marco Verratti cuenta con estas características, el problema es que no visualizaba un acompañante. Entonces, la posibilidad de comprar a Vitinha al Porto a cambio de 40 millones de euros apareció como una salvación para el entrenador. En cambio, la llegada de Sanches se explica más por el lado del banco de suplentes, debido a que es un jugador que conoce bien y que podría ser un enorme revulsivo para mantener la dinámica del equipo.

El posible 11 del PSG

Sin dudas que una de las grandes características que tendrá este equipo son las bandas, debido a que Nuno Mendes y Achraf Hakimi tendrán vía libre para atacar y combinar constantemente con Messi y Neymar. Por lo tanto, el equipo que tiene planeado Galtier para la siguiente temporada es: Gianluigi Donnarumma; Achraf Hakimi, Sergio Ramos, Marquinhos, Presnel Kimpembe, Nuno Mendes; Vitinha, Marco Verratti; Lionel Messi, Kylian Mbappé, Neymar.