El PSG está atravesando un momento muy importante que podría definir seriamente el futuro inmediato de la institución. La llegada de Luis Campos a la dirección deportiva se concretó con el objetivo de potenciar el trabajo realizado por el brasileño Leonardo, quien también tendrá participación pero hasta el final de la siguiente temporada. Una de las prioridades para las siguientes semanas es determinar quién será el entrenador para el siguiente curso, ya que Campos cree que Mauricio Pochettino cumplió un ciclo.

De todas formas, independientemente de quién sea el elegido para el puesto de director técnico, el PSG debe comenzar a ser muy activo en el mercado de pases porque es uno de los pocos grandes que aún no ha fichado. Si bien es cierto que recién en este periodo de transferencias pagaron 40 millones por Nuno Mendes, es algo que se sabía que iba a suceder desde su llegada en agosto del 2021. Lo cierto es que la salida de Ángel Di María dejó un hueco muy importante que debe ser cubierto.

Más allá de que el argentino de 34 años no era titular, para Pochettino era el primer sustituto del tridente Messi-Mbappé-Neymar. Por lo tanto, desde la estructura del fútbol creen que es necesario contratar a otro delantero porque se quedarían cortos solo con la presencia de Mauro Icardi. Si bien es cierto que Pablo Sarabia puede funcionar como una especie de mediapunta, lo concreto es que no es muy tenido en cuenta en el PSG. Entonces, el conjunto parisino iría tras un delantero muy interesante.

¿Cuál es el nuevo objetivo del PSG?

El plan del PSG es contratar a Gianluca Scamacca para la siguiente temporada. El delantero de 23 años tuvo un gran rendimiento en el Sassuolo marcando 16 goles en 38 partidos y es una de las grandes promesas para el resurgimiento de la selección italiana de Roberto Mancini. Su versatilidad para crear juego y su enorme presencia dentro del área lo hacen un futbolista muy polivalente, algo que encajaría a la perfección con el perfil del PSG.

El problema con su llegada es que el Sassuolo pretende 30 millones de euros por su pase, algo que actualmente el PSG no puede pagar con tanta libertad. Debido a las nuevas restricciones del Fair Play Financiero, el conjunto parisino se encuentra bastante apretado debido a que gastó mucho dinero en incorporar jugadores, pero prácticamente no generó ninguna venta importante. Por consiguiente, es complicado encontrar una logística económica que le permita al PSG contratar al italiano.

Sin embargo, desde París estarían interesados en realizar un trueque. Mientras que Scamacca llegaría a Francia como un gran refuerzo, Mauro Icardi iría al Sassuolo como una gran figura que ayudaría al equipo a pelear altos puestos de la tabla. Si bien habría algo de dinero en el medio a favor del conjunto italiano, sería algo mucho más accesible para el PSG. Entonces, esta es una de las grandes opciones que se barajan en las últimas horas para concretar un objetivo más que importante.