Tras muchos idas y vueltas, se pudo confirmar hace ya alguna semanas que Kylian Mbappé seguirá siendo jugador del Paris Saint Germain por lo menos por las próximas 3 temporadas tras que ambas partes hayan llegado a un acuerdo por la renovación del contrato del atacante pese a los deseos del Real Madrid de contar con sus servicios a partir de la próxima temporada.

De esta manera, Mbappé no solo pasará a ser el jugador mejor pago de toda la plantilla del equipo francés con un total de 100 millones de euros por temporada, sino que también podrá tener injerencia directa en las decisiones deportivas del club y además participará en la elección del próximo entrenador y director deportivo tras lo que serán las salidas de Pochettino y Leonardo.

Aclarado este panorama, es necesario decir que el PSG se aseguró a la estrella mundial frente a todos los pronósticos que, como era obvio hace 1 mes, señalaban que el campeón del Mundo en 2018 en Rusia terminaría jugando en el Real Madrid español junto a Benzema y Vinicius JR. Sin embargo, el nacido en París terminó decantandose por PSG y esto podría encontrar relación con un hecho más que particular que podría haber ayudado en la decisión final del jugador de 23 años. 

A partir de esto, en base a lo mencionado por el diario "AS" de España, Mbappé recibió el llamado de nada menos que el presidente de Francia Emmanuel Macron que, en una entrevista, confesó que intentó seducir al delantero para que se quede en París con el objetivo de preservar el prestigio de la ciudad y su deporte.

Consecuentemente, el hombre en cuestión declaraba: "Tuve una conversación con Kylian Mbappé para aconsejarle que se quedara en Francia. Lo hablamos de manera informal y amistosa. Es el papel de un presidente defender su país", y además agregó: "Hablé con Mbappé para aconsejarle que se quedara, mi papel es defender al país".

En este contexto, las palabras de uno de los apellidos más importantes en el viejo continente como lo es el presidente de Francia parecerían haber sido escuchados por Mbappé que, tanto por esto como por otros factores, finalmente decidió quedarse en el PSG para convertirse en el jugador más importante de toda su historia en un club donde lleva nada menos que 171 goles y 12 títulos locales