El PSG ha pasado absoluta vergüenza luego de quedar eliminados de la Champions League en octavos de final frente al Real Madrid, cuando llevaban 2 goles de ventaja a falta de 15 minutos del final. La realidad es que Mauricio Pochettino nunca estuvo a la altura de conformar un equipo sólido y fiable para ese tipo de competencia de eliminación directa. Pero al mismo tiempo, y quedó en evidencia con los silbidos en el Parque de los Príncipes, los aficionados le echan la culpa a 2 jugadores en particular: Neymar y Lionel Messi.

Si bien es cierto que los sudamericanos han dejado mucho que desear en esta temporada, sobre todo el argentino, también es cierto que jugaron en un contexto desfavorable. A pesar de todas las estrellas que tiene el PSG, en el fútbol moderno no se gana con el apellido simplemente, armar un equipo sólido es mucho más importante. El Ajax del 2019 que llegó a las semifinales de la Champions League es la viva prueba de esto, aunque hay muchos ejemplos parecidos.

Lo concreto es que los aficionados demostraron su furia con las estrellas del equipo, pero ahora ese enojo podría multiplicarse debido a que se desvelaron los salarios de los futbolistas. Y si se compara lo que paga el PSG a sus jugadores, con otros equipos, termina existiendo una diferencia enorme. Mientras que Salah cobra 12 millones de euros al año en el Liverpool, Robert Lewandowski recibe 20 millones de euros. Aún así, el abismo es evidente.

Los 5 salarios más altos

1- Neymar: 48 millones de euros brutos

Lo que sucede con el brasileño es que renovó hace algunos meses su contrato hasta 2026, por ese lado se explica la exorbitante suma de dinero que recibe anualmente. En la misma línea, esa montaña de dinero se divide en 4 millones de euros al mes, o 133 mil euros al día, o 5 mil euros por hora. Está claro que es un escándalo lo que cobra Neymar, que probablemente esté justificado cada céntimo que le otorgan porque es un jugador que atrae mucho dinero, pero lo cierto es que el brasileño ha estado más lesionado que dentro del campo.

2- Lionel Messi: 40 millones de euros brutos

El argentino llegó al PSG casi de emergencia, después de que no pudiera renovar su contrato con el Barcelona. Si bien a los 40 millones de euros se le suma una prima de fidelidad por 15 millones, el salario de Messi está bastante alejado de los 61 millones que recibía en España. Si algo quedó claro durante su estadía en Francia es que Pochettino nunca supo cómo utilizarlo, entonces lo alejó del área para que se convierta en un lanzador para Kylian Mbappé. Está de más aclarar que fue una estrategia que no funcionó para nada.

3- Kylian Mbappé: 26 millones de euros brutos

El contrato de Mbappé es demasiado bajo en comparación al de los sudamericanos, más teniendo en cuenta que ha sido el mejor jugador del PSG en esta temporada. Pero su bajo salario se debe a que el francés está recibiendo dinero del mismo contrato que firmó hace 5 años cuando llegó del Mónaco. Entonces, es por este contexto que el delantero está pidiendo más de 50 millones de euros para renovar su vínculo con la institución.

4- Marco Verratti: 14 millones de euros brutos

El mediocampista italiano fue de los pocos que se salvaron de la eliminación contra el Real Madrid porque fue uno de los puntos más altos del equipo. Con 29 años, Verratti está demostrando ser uno de los mejores en el mundo en la mitad de la cancha y es de los baluartes más importantes del PSG. Y a pesar de las distintas posibilidades que ha tenido de encontrar otro destino, el deseo del italiano es triunfar en París.

5- Marquinhos: 14 millones de euros brutos

El caso del brasileño es un tanto curioso porque no solo heredó el rol de capitán de Thiago Silva, sino que también se convirtió inmediatamente en el líder de la defensa. Aún así, con toda esa confianza depositada, el PSG ha demostrado falencias muy grandes en ese sector de la cancha, por lo que Marquinhos es un gran cuestionado dentro de la institución. Si bien es cierto que se esperaba que hiciera dupla con Sergio Ramos, cosa que solo pudo suceder en 5 oportunidades, el futuro del sudamericano en París es una incógnita.