La última final de la Champions League dejó en claro una cosa, la idea futbolística y las decisiones tácticas pueden hacer ganar un partido. Y eso sucedió en aquel partido entre el Manchester City y el Chelsea ya que Thomas Tuchel planificó un esquema que desbarató completamente al equipo de Pep Guardiola. El entrenador español decidió poblar el medio, pero sin un delantero centro que funcione como referencia de ataque, por lo que terminó siendo inofensivo durante todo el partido. En cambio, el Chelsea fue totalmente decisivo con Mason Mount y, sobre todo, Kai Havertz, quien convirtió el gol de la victoria.

Más allá de que pasó bastante tiempo desde aquel partido y ambos equipos se han reforzado con nombres rutilantes dentro del fútbol europeo, hay una diferencia muy marcada entre una plantilla y la otra. Lo que sucede es que en el Chelsea se generaron varios problemas dentro del vestuario porque 3 de los 6 defensores que tiene  Tuchel en el plantel parece que no renovarán su contrato, que finaliza a final de temporada, y uno de ellos es el capitán César Azpilicueta. Además, Romelu Lukaku declaró que no se sentía muy cómodo dentro del esquema del entrenador alemán y deseaba volver al Inter de Milán.

Mientras que en el Manchester City es todo alegría hace varias semanas ya que Bernardo Silva se convirtió en uno de los mejores jugadores de la Premier League. El portugués dejó de ser aquel delantero exterior, y se transformó en un gran complemento de Kevin De Bruyne para encargarse en la generación de juego. Asimismo, Raheem Sterling volvió a tener confianza y con 5 goles en 7 partidos, fue elegido como el mejor jugador del mes de diciembre en la Premier League. Por lo que todos estos aspectos terminan afectando el valor de los futbolistas.

Cuando se habla del 'valor de mercado' de un futbolista es un precio estimativo del pase del jugador basado en un montón de aspectos. Por ejemplo, en la famosa página 'Transfermarkt', para determinar la valuación de un futbolista se basan en: la posición, la edad, la cantidad de años que le quedan de contrato, las lesiones, el valor de reventa, entre algunos otros factores.

¿Por qué hay tanta diferencia entre el Chelsea y el Manchester?

Si bien es cierto que el jugador más caro de ambas plantillas pertenece al Chelsea (Lukaku vale 100 millones de euros), el Manchester City cuenta con 4 jugadores que superan la valuación de los 80 millones, y 10 futbolistas que superan la barrera de los 50 millones. Mientras que el conjunto londinense solo cuenta con 6 jugadores que superan esa valuación. Lo que sucede aquí es que en el City hay muchos que están en el mejor momento de su carrera, mientras que el Chelsea no ha tenido buenos meses últimamente.

También hay que tener en cuenta que el City se encuentra liderando la Premier League por 10 puntos de diferencia y clasificó a la Champions League como primero cuando compartió grupo con el PSG. El estilo de juego que propone Pep Guardiola, también ayuda a que tanto los delanteros, como los mediocampistas puedan destacarse y sacar su máximo nivel. Cuando en el Chelsea predominan las cuestiones defensivas, cosa que no es muy tenido en cuenta en el mercado ya que lo más caro en el fútbol siempre terminan siendo los goles.