El Newcastle es un club bastante particular porque históricamente no ha sido muy exitoso, pero al mismo tiempo, tuvo momentos específicos donde fue protagonista de torneos importantes. Sin embargo, toda esa historia cambió en octubre del 2021 cuando un fondo de inversión árabe compró al club en 360 millones de euros. Y a pesar de las distintas críticas que se realizaron porque la operación tiene tintes bastante oscuros, ya que el que encabezó la adquisición fue el príncipe heredero de Arabia Saudita (Mohammed bin Salman), se terminó oficializando la compra.

Al principio se creía que el Newcastle inmediatamente iba a adquirir a los mejores jugadores del mundo. Los aficionados creían que iban a convertirse en el nuevo Manchester City. No obstante, la realidad se encuentra muy lejos de esa idealización debido a que el mundo del fútbol parece sentir cierto rechazo por el conjunto inglés. Esto quedó evidenciado cuando, una vez que despidieron a Steve Bruce, fueron en búsqueda de entrenadores de renombre como Antonio Conte o Zinedine Zidane. Claro está que las 'Urracas' chocaron contra una pared de negativas.

Y es que la gran diferencia entre el Newcastle y el Manchester City es que los 'Citizen' siempre tuvieron un plan detrás de cada movimiento. En cambio, lo de las Urracas da la sensación que es una improvisación constante. Por esa razón llegó Eddie Howe para encargarse de la dirección técnica. Más allá de que el entrenador había tenido una gran experiencia en el Bournemouth, no parecía ser el indicado para sacar a un equipo del fondo de la tabla.

El Newcastle solo ganó 1 partido de 25 en esta temporada, un completo escándalo. Incluso quedó afuera de la FA Cup contra el Cambridge United, equipo de la cuarta división inglesa. Aunque la crisis es total, en el club creen que con el mercado de pases podrán revertir la situación. Además de Kieran Trippier, también contrataron a Chris Wood por 28 millones de euros, proveniente del Burnley. De igual manera, la zona para reforzar de la plantilla es la defensa.

El defensor por el cual ofertaron

Si hay un aspecto que el Newcastle tiene que mejorar es en la defensa ya que en 19 partidos de la Premier League, recibió 42 goles. Esto se traduce en un promedio que supera los 2 tantos en contra por encuentro, un despropósito. Y si bien en la plantilla Howe cuenta con Fabian Schär y Emil Krafth, no confía demasiado en ellos y por eso pidió expresamente por un central de jerarquía.

El apuntado por la gerencia de fútbol es Diego Carlos, quien representa la camiseta del Sevilla. La primera oferta que acercaron fue de 25 millones de euros, pero rápidamente fue rechazada debido a que resultaba muy poco dinero por un jugador tan importante dentro del plantel español. No obstante, la oferta que emitió hace unas horas el conjunto inglés fue por 45 millones de euros, a pesar de que la cláusula de rescisión del jugador es de 80 millones de euros. El problema aquí no es la negociación con el Sevilla, ya que el Newcastle tiene el dinero para contratarlo, la problemática se sitúa en convencer al jugador de pasar de pelear la Liga, a jugar por la permanencia de la Premier League.