El Newcastle no está teniendo una temporada para nada aceptable, se encuentran 19° en la tabla de posiciones de la Premier League y no hay muchos argumentos para creer que se puede salvar. La llegada de Eddie Howe a la dirección técnica no fue como se esperaba; el entrenador de 44 años estuvo mucho tiempo al mando del Bournemouth, un equipo bastante menor en Inglaterra. Por lo que conoce bien como es estar con la soga al cuello por el descenso, pero está claro que esa experiencia no le está resultando.

Desde su llegada a mediados de noviembre, el Newcastle solo pudo ganar un partido por liga y en la FA Cup quedó afuera contra el Cambridge United, equipo de cuarta división. Si bien los aficionados se habían ilusionado porque un fondo de inversión árabe había comprado al club, convirtiéndolo en el conjunto más poderoso del mundo, esa cuestión todavía no se vio reflejada en los resultados. Al mismo tiempo, Howe tampoco está demostrando tener mucha idea de cómo formar el equipo.

Porque es cierto, el Newcastle está haciendo un gran esfuerzo para incorporar en este mercado de pases, pero si después no hay un plan que respalde a los jugadores, mucho no va a resultar. El ejemplo más claro es el del Manchester United, que gastó una millonada en contratar a Cristiano Ronaldo, Jadon Sancho y Raphael Varane, pero se encuentran fuera de la clasificación a la siguiente Champions. Por lo tanto, en Newcastle da la sensación que todo termina siendo improvisación.

La contratación del delantero

El Newcastle gastó 28 millones de euros para sacar a Chris Wood del Burnley, un rival directo por el descenso. El delantero neozelandés mide 1.93 metros y es la típica referencia de área, característica con la que no contaba Howe dentro del plantel. Wood tiene 30 años y llegó a la Premier League en 2008, con apenas 5 partidos disputados en el Waikato, un equipo que apenas funcionó 11 años ya que se fundó en 2004, y en el 2016 le cedió su licencia al Hamilton Wanderers.

La realidad marca que Wood está muy lejos de ser un delantero goleador, cosa que necesita el Newcastle ya que solamente marcó 19 tantos en la actual Premier League. El Neozelandés apenas convirtió 3 dianas en 21 partidos con la camiseta del Burnley y en todos los equipos en los que estuvo también pecó de ser un delantero más funcional al equipo, pero con pocas conversiones. Quizás en el único conjunto donde dejó un saldo positivo fue en el Leeds, que entre 2015 y 2018 convirtió 44 goles en 88 partidos (en segunda división).

Por lo tanto, es sorprendente que el Newcastle gaste casi 30 millones en un delantero centro que, en principio, no resultaría una solución para Howe. Además, según informó L'Équipe, el PSG habría tasado a Mauro Icardi en 50 millones de euros, un delantero con mucha más espalda. Sin embargo, las 'Urracas' se apresuraron y cerraron un refuerzo que convence a muy pocos. Nuevamente la improvisación se hace presente.