La llegada de Antonio Conte cambió completamente la mentalidad de un Tottenham que venía de capa caída en las últimas temporadas. Después de llegar a la final de la Champions League en 2019, el conjunto inglés no volvió a ser protagonista de ningún torneo, por lo que se creía que era necesario un 'borrón y cuenta nueva' absoluto. Sin embargo, si bien el entrenador italiano realizó muchos cambios en relación a lo que era el equipo con José Mourinho o Nuno Espírito Santo, rescató muchas piezas y explotó otras. Uno de los casos más claros es el de Son Heung-Min, quien terminó siendo el goleador de la Premier League junto a Mohamed Salah con 23 tantos.

La realidad es que Antonio Conte es sinónimo de resultados porque si algo ha marcado su carrera, es que sacó campeón a cada equipo al que dirigió. Claramente el antecedente más cercano es el del Inter, quien no ganaba la Serie A hace más de 10 años y con la llegada del entrenador pudieron romper esa marca. Por lo tanto, considerando que el Tottenham nunca ganó una Premier League, el desafío es absoluto. Y es por eso que el compromiso por parte del club, los jugadores y del director técnico es tan fuerte.

Hace un año atrás, todo indicaba que tanto Son como Harry Kane iban a dejar la institución para emigrar hacia un club que sí pueda ser protagonistas; pero la llegada de Antonio Conte refrescó las energías de las estrellas. Y es gracias a eso que los 'Spurs' lograron volver a clasificar a la Champions League. No obstante, eso no es suficiente para ellos, ya que pretenden ser protagonistas del torneo internacional y por eso están realizando un gran mercado de pases.

La gran inversión realizada por el Tottenham

Para agregar precisión, el conjunto de Antonio Conte ha gastado 98.7 millones de euros en lo que va del mercado de pases; y considerando que falta más de un mes para que cierre, es una cifra más que considerable. De hecho, el Tottenham es el equipo que más dinero ha gastado en el mundo superando a los 85 millones del Liverpool y los 80 millones del Real Madrid. Lo cierto es que el entrenador pidió expresamente por los nombres que terminaron llegando, debido a que serán claves para explotar su esquema táctico.

Sin dudas el apellido que aparecerá en todos los titulares del norte de Londres es el de Richarlison, quien llegó proveniente del Everton a cambio de 69 millones de euros. Si bien la intención de Conte es generar un tridente con Son y Kane, es muy probable que termine jugando tirado a una banda por su gran dinámica; como ya hizo en sus inicios en Europa. Asimismo, otro de los grandes fichajes fue el de Yves Bissouma, quien viene de hacer una temporada arrasadora en el Brighton jugando como mediocampista defensivo. Aunque su pase fue bastante caro, costó casi 30 millones de euros, es una posición que el Tottenham debía reforzar.

Una de las incorporaciones más interesantes ha sido la de Ivan Perisic, ya que no solo quedó libre del Inter, sino que fue uno de los mejores jugadores de la Serie A en la última temporada. Además, Antonio Conte lo conoce bien y sabe que puede aportarle mucho al equipo. Y el último fichaje que realizaron es más discreto porque se trata de Fraser Forster, quien ocupará el rol de arquero suplente.