El Manchester United tuvo una temporada bastante complicada, donde los problemas en el vestuario terminaron repercutiendo en el rendimiento del equipo. Al mismo tiempo, el cambio de entrenador también es algo que afectó claramente al rendimiento de los jugadores, ya que no se mantuvo un estilo de juego. De hecho, ni siquiera el esquema porque fue algo que cambió constantemente. Por lo tanto, la llegada de Erik Ten Hag a la dirección técnica es con la intención de unificar todas las partes del Manchester United.

Si algo tiene el conjunto inglés son piezas muy interesantes para crear un gran equipo, el problema es que no hubo un líder que encabezara un proyecto serio. Entonces, la intención de Ten Hag es construir una plantilla sólida en la que el club se pueda confiar no solo durante la siguiente temporada, sino para el futuro de la institución. Es debido a esto que el entrenador neerlandés comenzó a realizar una limpieza bastante profunda y por lo que desea varios refuerzos para el siguiente curso. Y uno de los futbolistas que tiene las horas contadas es Harry Maguire.

No encaja con el estilo de juego

A lo largo de su carrera en el Ajax, Ten Hag siempre promovió la creación de equipos con una gran circulación de pelota, donde el ataque comienza a partir de la recuperación de la pelota. Es por eso que le dio prioridad a defensores centrales como Lisandro Martínez y Jurriën Timber, ya que tienen una gran salida desde el fondo. Sin embargo, Harry Maguire ha tenido errores de todo tipo a lo largo del curso cuando tuvo la obligación de salir desde su propio arco; y debido a eso David de Gea usualmente abusaba del pelotazo largo.

Porque en el United se creó una desconfianza total en Maguire a la hora de salir jugando; algo que Erik Ten Hag no permitirá. Más allá de que fue el capitán durante la anterior temporada y de que el club lo pagó casi 90 millones de euros, el entrenador no lo tendría como prioridad para conformar la defensa. Por lo tanto, el jugador perdería muchos minutos a pocos meses del inicio del Mundial de Qatar, cuestión que no lo favorecería para nada.

Las búsqueda de centrales

Prácticamente está claro que, con una buena pretemporada para estar en óptimas condiciones desde lo físico, Raphaël Varane será uno de los grandes caudillos de Erik Ten Hag. Porque no solo cuenta con una gran habilidad para salir desde el fondo, sino que tiene una solidez increíble. Entonces, el entrenador tiene en la mira a 2 centrales para que se conviertan en socios: Lisandro Martínez y Jurriën Timber.

Es una incógnita si el United acelerará por ambos, pero lo concreto es que el club le hizo una oferta al Ajax de 30 millones de euros por el zaguero central argentino. Aunque fue rechazada, hay confianza en que durante las siguientes semanas llegarán a un acuerdo; y en caso de que no sea así, harán el intento por Timber. Entonces, está claro que Ten Hag no confía demasiado en Maguire, quien tendría a varios futbolistas por delante en caso de que se terminen cerrando las incorporaciones. El futuro del central inglés no es muy prometedor.