Tras 2 partidos que captaron la atención de todo el mundo deportivo, el Manchester City de Guardiola se consagró como el nuevo campeón de la Premier League consiguiendo de esta manera su segundo título de liga consecutivo.

En este sentido, el partido de los ciudadanos ante el Aston Villa se presentó como una enorme dificultad, más a partir del resultado negativo de 1 a 0 abajo en el primer tiempo. Consecuentemente, a la vez que Liverpool empataba su cruce frente a Wolverhampton 1 a 1, Coutinho marcaba el 2 a 0 para su equipo que casi sentenciaba al equipo celeste.

Sin embargo, los cambios y la mentalidad del Manchester City en esta ocasión no flaqueron y en menos de 15 minutos logró dar vuelta el partido teniendo a varios jugadores como protagonistas a destacar.

De esta forma Gundogan, quien ingresó a falta de 20 minutos para que se concreten los 90, no solamente marcó el gol del descuento sino que también el tanto del triunfo para que su equipo festeje el campeonato pese al posterior triunfo de Liverpool en Anfield.

Agregado a esto, Rodri fue otro de los grandes personajes de esta tarde emocionante con su gol del empate desde las afueras del área, tanto que puso al Manchester al tiro del bicampeonato y que hizo explotar al Etihad Stadium.

Consecuentemente, otro de los nombres a destacar es obviamente Mohamed Salah, jugador que también ingresó desde el banco de suolentes a raíz de una molestia que convirtió el gol de la ventaja en Liverpool el cual posteriormente no le alcanzaría al equipo rojo.

Por último, el personaje más relevante y determinante de este día histórico en el fútbol inglés ha sido el mismo entrenador Guardiola quien con sus cambios de Gundogan y Zinchenko generó un cambio en la impronta de su equipo el cual, a diferencia del choque ante el Real Madrid, supo mantener correctamente la ventaja final obtenida.