El Liverpool es el ejemplo perfecto de cómo tiene que manejarse un club de fútbol. Antes de la llegada de Jürgen Klopp, era un equipo que apenas pasaba la mitad de la tabla y parecía estar totalmente a la deriva. No había demasiados argumentos para confiar que 'The Reds' peleen los puestos más altos de la Premier League. Y cuando pudieron hacerlo, solamente duró una temporada porque Luis Suarez fue vendido al Barcelona, y Raheem Sterling fue transferido al Manchester City, por lo que nuevamente quedaron en una laguna.

Sin embargo, la llegada del técnico alemán lo cambió absolutamente todo porque no solo mejoró a los jugadores que ya estaban en la plantilla, sino que también tuvo un gran ojo a la hora de incorporar. Y sin dudas, uno de los aciertos más grandes es haber comprado a Mohamed Salah por 40 millones de euros, luego de que el egipcio haya tenido una gran temporada en la Roma. Claramente nadie iba a creer que el extremo de 29 años se iba a convertir en uno de los mejores futbolistas del mundo. O quizás solo uno, Jürgen Klopp.

Lo cierto es que lo conseguido por todo este equipo del Liverpool es algo histórico porque si bien, haber ganado la Champions League en 2019 significó muchísimo para los aficionados, la Premier League que obtuvieron en el 2020 fue lo máximo. Ni el mismísimo Steven Gerrard le pudo regalar una liga al Anfield, pero Mohamed Salah junto a Sadio Mané y Jürgen Klopp consiguieron lo impensado. Al mismo tiempo, es impensado creer que el egipcio podría salir del Liverpool de una mala manera.

No obstante, Salah fue bastante claro con la situación de su contrato: "Quiero quedarme, pero no está en mis manos. Está en sus manos. Saben lo que quiero, no estoy pidiendo nada loco. La cosa es que cuando pides algo y te enseñan que pueden dártelo es porque aprecian lo que hiciste por el club. Llevo cinco años aquí. Conozco el club muy bien. Adoro a la afición, y la afición me adora. Pero con la dirección... ya saben lo que hay. Está en sus manos".

La situación de su contrato

La realidad marca que Salah es uno de los mejores del mundo, en la actual temporada lleva 23 goles y 9 asistencias en 26 participaciones. Asimismo, su contrato no está ni por asomo dentro de los 10 mejores pagos de la Premier League ya que apenas cobra 12 millones de euros brutos anuales. Por lo que para su renovación, el delantero busca ganar unos 30 millones de euros brutos por año y así se encontraría en la misma línea que Cristiano Ronaldo con el Manchester United.

"Hablar y ampliar el contrato de un jugador como él no es algo que se haga en una tarde, llegando a acuerdos tomando una taza de té. Es algo completamente normal. Pueden pasar muchas cosas cuando intentas hacerlo, pero Salah está bien, y yo estoy bien", explicó Klopp en conferencia de prensa hace algunas semanas. Está más que claro que toda esta novela que rodea a su renovación no afecta para nada su rendimiento dentro del campo de juego, pero hasta que no se efectúe el trato, la gerencia del Liverpool se encuentra con las manos en la cabeza.