Obviamente, como era de esperarse, las miradas de todo el mundo estarán puestas en lo que fue la increíble victoria del Manchester City ante el Aston Villa por 3 a 2 en los últimos 20 minutos de juego. De esta manera, el conjunto del entrenador español se consagró por cuarta vez en los últimos 5 campeonatos de la Premier League y elevó aún más la vara de su equipo de cara al futuro.

En este sentido, todo parece indicar que el principal objetivo del Manchester City para la temporada que viene será sin dudas la UEFA Champions League, teniendo claramente a la Premier también como logro central a repetir. En base a esto, se concretó en las semanas pasadas el fichaje de Erling Haaland a fin de competir no solo en el ámbito local sino también en el internacional.

Por otro lado, la otra gran competencia durante la última fecha de la Premier League se dio en los partidos de Liverpool y Tottenham respectivamente. Consecuentemente, tanto el surcorean Son como el egipcio Salah se encontraban disputando el premio por el goleador del campeonato, resultado que finalmente terminó en igualdad tras la última fecha jugada.

Conforme a esto, durante el transcurso de los partidos, el delantero del Tottenham se encontraba en ventaja por 1 gol tras haber marcado un doblete en la victoria de su equipo por 5 a 0 ante Norwich. Sin embargo, en un intento de dar vuelta el empate en 1, Klopp decidió meter al ex jugador de Roma al campo de juego y este sería protagonista escencial en el triunfo de su equipo.

A partir de esto, y a falta de 6 minutos para que se de concretado el encuentro, Mohamed Salah marcó el tanto del triunfo para el Liverpool por 2 a 1 y alcanzaba de esta manera la marca del asiático con 23 goles, cifras que serían definitivas en la lucha por el reconocimiento. Por ende, Salah conquistó su tercera "Bota de Oro" en la Premier League mientras que, por otro lado, Son se convirtió en el primer jugador de su continente en ganar el increíble galardón. 

Por último, al finalizar el partido, el atacante del Tottenham declaraba: "Hasta mi gol estaba muy frustrado por haber fallado grandes ocasiones. Les dije a los jugadores que había fallado las ocasiones más fáciles y que había marcado una de las más difíciles", comentó el jugador de los Spurs. Y agregó: "No me rendí. Hoy quería marcar. El equipo me ayudó mucho en el descanso".