El Manchester United se encuentra en una reconstrucción absoluta después de lo que significó una temporada en la que ni siquiera pudieron clasificar a la Champions League, a pesar de los millones de euros que gastaron. La realidad es que el cambio de entrenador y los diferentes esquemas que se utilizaron a lo largo del curso generaron que los futbolistas no puedan dar su mejor versión. Es debido a esto que el club contrató a Erik Ten Hag para que haga del United un equipo competitivo.

La primera tarea del entrenador neerlandés fue confeccionar a la plantilla, es decir, decidir quiénes se quedarían para formar parte del proyecto, y quiénes saldrían de la institución. El problema con esta situación no es que Ten Hag se deshizo de varios futbolistas, sino que el mercado de pases no está siendo como se esperaba. A diferencia de los otros grandes equipos de la Premier League, el conjunto de Manchester aún no logró cerrar ninguna incorporación.

Es cierto que el proyecto de Ten Hag tiene como objetivo encontrar un equilibrio entre la promoción de jóvenes de la cantera y el protagonismo constante en la liga; pero para eso es necesario reforzar algunos puestos. En el último mes han surgido los nombres de Frenkie de Jong, Antony y Lisandro Martínez como posibles incorporaciones, pero el United todavía no logró cerrar ninguna operación por ellos. Y lo más extraño de esta situación es que el conjunto inglés cuenta con un gran poderío económico para salir al mercado.

¿Que gran cambio realizará el United?

Debido al poco éxito que han tenido en lo que va del mercado de transferencias, el Manchester United habría tomado la decisión de contratar a Tom Keane como responsable de fichajes. El abogado es hermano de Michael Keane, futbolista del Everton, y llegaría para reemplazar el puesto de Matt Judge. Si bien no hay mucha información sobre las habilidades de Keane, desde el club creen que será un factor fundamental.

Uno de los hechos que más preocupa al United es una fugaz salida de Cristiano Ronaldo, quien quiere competir al máximo nivel. Por lo tanto, no está en sus planes que en el calendario de su siguiente temporada no haya Champions League. De hecho, el delantero portugués jugó cada edición del torneo internacional desde que debutó en el Sporting de Lisboa en agosto del 2002.

Lo cierto es que Keane podría ser una clave para convencer al futbolista de quedarse. Sin embargo, el último precedente es en la Juventus, donde Ronaldo decidió dejar el club sobre el cierre del mercado de pases y sin previo aviso. Por consiguiente, la intención del club es crear el mejor equipo posible de cara a la siguiente temporada para que el portugués tenga razones para quedarse. No obstante, el United todavía no ha logrado avanzar demasiado.