El Aston Villa arrancó la temporada con mucha incertidumbre debido a que Jack Grealish, su jugador franquicia, había sido vendido al Manchester City por 117 millones de euros. Y si bien buscaron en Emiliano Buendía su reemplazante, lo pagaron casi 40 millones, al argentino le ha costado encajar en el equipo. Sin embargo, la realidad marca que Grealish no solo era el que definía las jugadas el año pasado, sino que también era el que generaba las ocasiones de gol, era el amo y señor del equipo.

Dean Smith nunca supo cómo suplir la falta del futbolista inglés, y tras varias derrotas consecutivas, fue despedido. En su reemplazo llegó Steven Gerrard, quien había demostrado en el Rangers de Escocia tener un estilo de juego bastante lírico y pragmático; algo esencial para la Premier League. Con su llegada, el Aston Villa escaló hasta la mitad de la tabla, cuando se encontraba en puestos de descenso. Si bien el registro del nuevo entrenador marcan 5 victorias y 4 derrotas, tres de las caídas fueron contra el Chelsea, el Manchester City y el Liverpool.

Más allá de que obviamente está lejos de pelear por los puestos de copa, en Trinity Road se ilusionan porque ven un equipo bastante comprometido y que por este camino pueden llegar a ser protagonistas. El caso del West Ham, que se encuentra cuarto en la tabla, demuestra que con un trabajo a largo plazo y sin estrellas en el plantel, se puede llegar lejos en la Premier League.

Los refuerzos de Gerrard

De todas formas, el Aston Villa ha sido uno de los equipos que más se ha movido en este mercado de pases para reforzar su plantilla. Hace algunos días cerraron la incorporación de Philippe Coutinho a préstamo hasta final de temporada sin cargo y con una opción de compra de 40 millones de euros, cuando al Barcelona le salió más de 120 millones. Además, lo único que tiene que pagar el conjunto inglés es el 68% del contrato del futbolista, una ganga.

La llegada de un polémico jugador

Al mismo tiempo, hace unas horas se confirmó la llegada de Lucas Digne por 28 millones de euros, otro jugador que pasó por el Barcelona. La situación del lateral izquierdo de 28 años fue bastante particular porque desde que llegó al Everton en 2018, se había convertido en uno de los futbolistas más valiosos de la plantilla. Sin embargo, su relación con Rafa Benítez, el entrenador, no fue demasiado buena y es por eso que se terminó de dinamitar su salida del equipo de Liverpool.

"Todo tiene que tener un final. No esperaba que fuera de este modo. Lo que ha ocurrido y algunas cosas que se han dicho sobre mí en el último mes me han dejado muy triste. Siempre llevaré al Everton en mi corazón. A veces sólo hace falta una persona para destruir una bonita historia de amor", publicó Digne en sus redes sociales. Más allá del contexto de su llegada, está claro que el Aston Villa adquirió un lateral izquierdo que es de selección, ya que participó de la última Nations League con Francia.