Tan solo 1 año fue lo que bastó para que Romelu Lukaku emprenda su regreso al Inter de Milán. De esta manera, tras una millonaria transferencia para con el Chelsea que alcanzó los 113 millones de euros, el atacante belga decidió regresar al fútbol italiano para ponerse la camiseta del club en donde se consagró campeón local y marcó nada menos que 64 goles en 95 partidos.

En este sentido, el fichaje de Lukaku con el equipo inglés significó nada menos que la compra más cara en la historia del club de Londres, conjunto que seguirá mateniendo los derechos del goleador por contrato hasta mediados del 2026 y que lo cedió al cuadro del norte de Italia por un préstamo de de 8 millones de euros por 1 año sin opción de compra.

Aclarado este panorama, es también necesario mencionar que Lukaku redujo enormemente su salario a fin de poder regresar al Inter, lugar en donde a mediados de la temporada pasada confesó que tenía el deseo de volver. En este sentido, y en base a la información citada por el reconocido periodista Fabrizio Romano, el ex Manchester United pasará a ganar una cifra cercana a los 8 millones de euros anuales, número que se presenta menor a los 12 millones que percibía en Inglaterra.

Sin embargo, Lukaku volvería a formar parte del ataque del Inter junto a Lautaro Martínez, jugador con quien no solo se colocó como uno de los mejores delanteros de todo el mundo, sino con quien también logró la Serie A con el Inter tras 11 años de sequía más el agregado de su primera nominación al Balón de Oro en 2021.

En este contexto, resta también esperar a ver que le depará en su futuro a Dybala, jugador que también es pretendido por el Inter y que pasaría a formar un tridente ofensivo con su compatriota argentino y el delantero belga. Sin embargo, de momento se deberá aguardar a las negociaciones en torno a las ganancias del ex Juventus y las posibilidades de los italianos de pagarlas.

Por último, es pertinente también aclarar que no debe sorprender para nada la decisión del Chelsea de dejar ir a Lukaku. Habiendo llegado como el fichaje estrella, tras malos rendimientos y desecuentros con el entrenador Tuchel, el belga pasó a ser suplente en Inglaterra y logró marcar únicamente 15 goles en 60 partidos. De esta manera, su mejor versión espera volverse a ver en el Inter pero nada puede estar asegurado.