El Inter de Milan parecer ser uno de los grandes protagonistas del mercado de pases que se avecina en el fútbol europeo. De esta manera, con las más que probables llegadas de Lukaku y Dybala, el equipo italiano se posiciona como uno de los grandes clubes de cara a la temporada que viene tanto en materia de la Serie A como la UEFA Champions League.

Sin embargo, mientras que por un lado lo de Lukaku parece estar totalmente cerrado, complicaciones parecen aparecer en el fichaje de Dybala pese a que este llegaría en condición de libre tras ver expirado su contrato con la Juventus de Turín. En este sentido, uno de los tantos problemas se estaría dando justamente por el arribo del belga.

En este contexto, el más que concretado fichaje de Lukaku pone en aprietos al Inter en lo que al pago de salarios se refiere, hecho que de momento estaría complicando también el cierre del contrato de Dybala con su nuevo equipo. Cabe no solo recordar que el ex Chelsea deberá bajarse su salario para poder regresar a Italia sino que el argentino también deberá hacer lo mismo se finalmente decide aterrizar en Milán.

Consecuentemente, el Inter cuenta en estos momentos con una infinidad de delanteros y deberá vender o dar a préstamo a varios de ellos si quiere fichar al belga y al argentino. En este sentido, Dzeko, Sánchez y Correa son de momento los delanteros suplentes del equipo de Inzaghi y, ante sus grandes salarios, Inter deberá tomar una decisión importante de cara a lo que se avecina.

A su vez, estará dentro de este problema la decisión de lo mismo jugadores anteriormente mencionados. Mientras que Dzeko y el chileno se encuentra ya en el final de sus carreras, Correa por ejemplo se esta jugando su pasaje al Mundial de Qatar y con el arribo de Dybala y Lukaku pocas serían sus chances de jugar en Inter.

Aclarado este panorama, restan todavía muchos puntos por resolver antes de la contratación del ex "10"de la Juventus. Su salario, el pago por parte del Inter a todos su jugadores, y el futuro de los demás delanteros, son los temas que aún quedan en puntos suspensivos. De momento, resta esperar