En la temporada 2020/2021, Inter de Milán le puso punto final al dominio de Juventus en el marco de la Serie A de Italia. ¿De qué manera? Quedándose con el Scudetto e impidiendo que la Vecchia Signora levante su décimo título consecutivo en el marco del mencionado certamen doméstico. Un momento de suma algarabía para sus aficionados.

Con Antonio Conte sentado en el banco de suplentes, el combinado Nerazzurro diseñó una extraordinaria campaña, la cual estuvo apoyada en su fabulosa dupla de ataque. La misma, compuesta por el argentino Lautaro Martínez y el belga Romelu Lukaku, evidenció un gran entendimiento que se plasmó en las redes partido tras partido.

Pero esto generó que varios gigantes del viejo continente se interesen en los servicios de ambos delanteros. Y finalmente fue Chelsea quien tiró la casa por la ventana para concretar el desembarco de Lukaku, artillero que anteriormente se había desempeñado en los Blues pero que no había contado con mucho lugar y tampoco con grandes actuaciones.

De todos modos, la estadía de Lukaku en la escuadra de la capital inglesa volvió a ser para el olvido. El belga no repitió los rendimientos que maravillaron a todos en Inter y esto generó que pierda protagonismo de forma clara y contundente. De hecho, supo manifestar públicamente su malestar con las ideas del cuerpo técnico. Lapidario.

 

Vuelta a Inter

La mejor versión de Lukaku fue en Inter. (Foto: Getty)

En medio de ese panorama, Inter, que no pudo revalidar el título en la Serie A ya que terminó coronándose Milan, no demoró en interesarse de lleno en el retorno del también exjugador de equipos como Everton y Manchester United. Así fue como, antes de la finalización de la temporada, los de Simone Inzaghi fueron a la carga por él.

De hecho, y, tras varias semanas de negociaciones, este miércoles, por intermedio de sus redes sociales oficiales, Inter hizo oficial el retorno de Lukaku, algo que desató la locura de todos y cada uno de sus aficionados. Es que, salvo el alejamiento de Lautaro Martínez, volverá a tener lugar aquella temible dupla ofensiva.

¿De qué manera se hizo efectiva la operación? Al no poder costear una transferencia definitiva, Inter apostó por una cesión a préstamo y esto convenció a Chelsea. Fueron 8.000.000 de euros fijos más otros 2.000.000 de euros en variables para que el delantero belga se desempeñe en la formación italiana durante la próxima temporada.