En lo que fue una final más que apasionante, el Inter superó por 4 a 2 a la Juventus en la final de la Copa Italia y se hizo dueño de la copa local tras 11 años de sequía en la mencionada competencia. De esta manera, el conjunto "Nerazzurri" confirma una vez más su gran presente y ahora tendrá todos sus cañones apuntados a lo que será el final de la Serie A.

En este sentido, es más que necesario recalcar que el partido definitorio estuvo lleno de idas y vueltas que convirtieron a la final en un partidos más que memorable. De esta forma, el Inter logró ponerse en ventaja con un gol del italiano Barella a los 6 minutos de juego para que posteriormente Juventus de vuelta las cosas en los momentos primeros del segundo tiempo.

Consecuentemente, con el 2 a 1 concretado, un penal sobre Lautaro Martínez le permitió a Çalhanoğlu igualar las cosas desde el punto del penal para de esta manera forzar el alargue. Por último, ya en el tiempo extra, el croata Persic sentenciaría el encuentro con un gol de penal y otro golazo desde las afueras del área para darle la victoria y título a su equipo por 4 a 2.

Establecido este contexto, el Inter no solamente logró ganar la copa nacional má importante de su país, sino que también selló su segundo título en lo que va de la temporada el cual se agrega a aquella Supercopa de Italia que le ganó justamente a Juventus por 2 a 1 con un gol del chileno Sánchez sobre la hora.

A su vez, este es el tercer campeonato que logra ganar el Inter durante su últim año el cual se agrega a la Supercopa mencionada y, obviamente, a la Serie A adquirida por Antonio Conte en la temporada pasada.

Por otro lado, el equipo de Italia también recibirá grandes recompensas por su más reciente triunfo. La primera de ellas es la clasificación a la UEFA Europa League, premio que no sirve de mucho ya que tiene su participación asegurada a la Champions League por medio del torneo local.

Agregado a esto, el club recibirá una cifra estimativa de 6 millones de euros por ganra la final y además podrá jugar la final de la Supercopa de Italia ante el ganador de la Serie A, torneo que también lo tiene peleando en un mano a mano contra su clásico Milan.