No es ninguna novedad que Real Madrid y Barcelona, los dos equipos más importantes, ganadores, populares y poderosos de La Liga de España, se encuentran trabajando con respecto al mercado de pases de cara a la próxima temporada. Por supuesto, el combinado Merengue disfruta de un presente mucho más positivo que el Blaugrana.

Sucede que los encabezados tácticamente por Carlo Ancelotti vienen de quedarse con el título en el marco de la máxima categoría del fútbol ibérico y también de tocar el cielo con las manos en la UEFA Champions League. Al mismo tiempo, ya finiquitaron incorporaciones de extremo calibre como la de Aurélien Tchouaméni, volante de Mónaco.

Al mismo tiempo, los catalanes, con Xavi Hernández en el banco de suplentes y con Joan Laporta en la cúpula dirigencial, vienen de transitar momentos muy turbulentos y negativos que también generaron una crisis financiera. Por ello es que para fichar jugadores también hay que desprenderse de nombres propios de la actual plantilla.

Bajo esa órbita, Real Madrid y Barcelona parecen estar dispuestos a librar una verdadera batalla para quedarse con un mismo jugador. Se trata de un futbolista que viene mostrando muy buenos rendimientos durante los últimos tiempos y que se ha convertido en uno de los más codiciados del globo terráqueo en su puesto.

 

Pablo Porro, el apuntado

Para muchos, Pablo Porro es un desconocido. Sin embargo, se trata de un lateral derecho español que viene deslumbrando a propios y extraños partido tras partido. Tras no contar con lugar en Manchester City, el carrilero de 22 años de edad fue comprado por Sporting de Lisboa por solamente 8.500.000 euros. Un verdadero regalo.

Porro, que debutó en 17 con la camiseta de Girona, también supo desempeñarse en Peralada y Real Valladolid. Sin embargo, su mejor versión fue expuesta en la mencionada escuadra portuguesa donde estuvo cedido a préstamo antes de que su pase fuera adquirido en la última temporada por dicho combinado del país lusitano.

Porro, que ya supo debutar con el seleccionado español absoluto, cuenta actualmente con una cláusula de rescisión que se traduce en 45 millones de euros. De todas maneras, desde Portugal indican que Sporting de Lisboa aceptaría transferirlo por una cifra que ronde los 30 millones de la misma moneda. Real Madrid y Barcelona toman nota.