El Aston Villa es un equipo que ha sufrido muchos cambios en los últimos meses ya que su máxima figura de la década, Jack Grealish, fue vendido al Manchester City en una cifra récord de 117 millones de euros. Sin embargo, ese dinero no pudo ser invertido en otra gran estrella de la liga por el simple hecho de que es un club que no aspira a los primeros puestos de la Premier League, por lo que no es un destino demasiado apetecible para esa clase de jugadores. O por lo menos era de esta manera hasta la llegada de Steven Gerrard a la dirección técnica.

El histórico jugador del Liverpool estaba teniendo una gran temporada en el Rangers de Escocia, por lo que el Aston Villa confió en él cuando el equipo estaba en puestos de descenso. Para suerte del conjunto inglés, Gerrard demostró estar a la altura de las circunstancias y se transformó en una de las grandes revelaciones de la temporada. De todas formas, hay un momento bisagra en la temporada que es la llegada de Philippe Coutinho, quien mejoró inmediatamente la plantilla.

El brasileño no se encontraba cómodo en el Barcelona porque ni con Ronald Koeman, ni con Xavi Hernández había sumado los minutos que esperaba. Por lo tanto, aprovechó la ventana invernal para llegar al equipo de su ex compañero Steven Gerrard. Y lo sorprendente es que el mediocampista tuvo un impacto inmediato en el equipo convirtiendo 4 goles y asistiendo en 3 ocasiones; pero al mismo tiempo, también demostró un gran nivel con la camiseta de la Selección de Brasil cuando meses antes ni siquiera era convocado al banco de suplentes.

¿Cuánto ganará en el Aston Villa?

Si bien hace un par de partidos que Coutinho no participa activamente de la producción del equipo, la realidad es que resulta una pieza fundamental para el esquema de Gerrard porque es el que mueve los hilos. Por lo tanto, el entrenador fue clave para que el Aston Villa decida desembolsar 20 millones de euros para quedarse con su pase; una cifra que el Barcelona recibirá con los brazos abiertos. De igual manera, el problema de la operación para obtener su pase nunca fue el equipo español, sino las pretensiones del futbolista.

Lo que sucede es que en el Barcelona tenía un sueldo cercano a los 16 millones de euros; y durante su préstamo en el Aston Villa se dividieron ese gasto. Por lo tanto, en un principio, Coutinho pretendía un contrato similar teniendo en cuenta su importancia en el equipo. No obstante, al darse cuenta que el Aston Villa no se iba a acercar de ninguna manera a esa cifra, terminó firmando un contrato hasta 2026 por 6.5 millones de euros netos anuales.

El club le propuso al brasileño este contrato en donde cobraría menos de la mitad que en la actual temporada con la excusa de que tienen intención de mejorar la plantilla para competir el siguiente curso. Considerando que actualmente se encuentran en la mitad de tabla, confían que con algunos refuerzos y con Steven Gerrard en el banco de suplentes, podrían hacer una campaña parecida a la del West Ham y clasificar a alguna copa internacional. Por supuesto, con Coutinho como máxima estrella.